Usaban vehículos caleteados para pasar la droga

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización criminal dedicada al tráfico de drogas entre Ceuta y la Península. En el trascurso de la investigación contra el tráfico de drogas a gran escala, los agentes han detenido a 17 de los integrantes de la red criminal –otros 10 se encuentran en busca y captura- y se han incautado de 1.287,3 kilogramos de hachís.

Esta operación contra el tráfico de drogas a gran escala, se inició en el mes de enero del año pasado. Las primeras pesquisas se centraron en la localización de lugares utilizados para el almacenamiento de hachís cuyo destino final era la Península. En torno a los lugares investigados –especialmente una vivienda de la barriada ceutí de El Príncipe Alfonso- los investigadores detectaron un intenso movimiento tanto de entrada y salida de personas como de vehículos.

Fruto de las gestiones investigativas, los agentes constataron que las organización trasladaba diariamente importantes cantidades de hachís procedente de Marruecos. El estupefaciente, que llegaba a la ciudad autónoma cargado en vehículos con dobles fondos y era ocultado en un garaje de la avenida Virgen de África, como primer lugar de aseguramiento.

Posteriormente era trasladado a una vivienda –lugar de almacenaje- y desde allí hasta una nave de El Tarajal, para ello la red utilizaba un vehículo, en cuya caja de carga, la sustancia era disimulada como mercancía propia de la venta en la zona de las naves, con el objeto de evitar el control policial.

Camión “caleteado”

Después de realizar diferentes gestiones, los investigadores descubrieron que, para trasladar la droga desde el lugar de almacenaje –en la nave de El Tarajal- hasta la Península, la red se valía de un camión dotado con un doble fondo para ocultarla y evitar que fuera detectada en los controles policiales. Estos pases se venían realizando cada dos meses aproximadamente.

Fase Primera: 1.194 kilos de hachís y cinco detenidos

Una vez obtenidos todos los indicios, el pasado mes de noviembre se realizaron las entradas y registros, en la vivienda de Casas Nuevas y el garaje de la Avenida de África. Allí, los agentes se incautaron de 48 sacos de hachís con un peso de 1.194 kilogramos y detuvieron a la detención de cinco personas que se encontraban en su interior.

Se da la circunstancia de que cuatro de ellas fueron sorprendidas cuando envasaban el estupefaciente al vacío y que además lo mezclaban con jabón para evitar ser detectado por unidades caninas.

Posteriormente, se llevó a cabo un registro en el garaje en la avenida de África -utilizado como primer lugar de aseguramiento de la droga al entrar en Ceuta desde Marruecos- allí se aprehendieron 91 kilogramos de hachís preparados para su traslado a la vivienda de Casas Nuevas. Además se intervinieron, entre otros efectos, máquinas para envasar al vacío, así como dos turismos y dos motocicletas.

Avanzadas las investigaciones los agentes consiguieron localizar en la localidad de Marbella, una vivienda utilizada por la red criminal como almacén de la droga a su llegada a la Península. Allí, los agentes intervinieron un arma, al parecer, de fogueo y 2.300 gramos de hachís y detuvieron a otros dos integrantes de la organización.

Los investigadores consideran que se ha desarticulado una organización criminal con implantación a nivel internacional y dedicada a la introducción de hachís desde Marruecos a Ceuta y de esta ciudad a la península. Se ha imputado a 27 personas de la que 17 ya han sido detenidas y 10 de ellas se encuentran en busca y captura fugadas en Marruecos. Se han intervenido casi 1.300 kilogramos de hachís.

La investigación ha sido llevada a cabo por agentes de Policía Nacional pertenecientes a las Jefaturas Superiores de Ceuta y Málaga (Comisaría de Torremolinos) apoyados por los Servicios Centrales.