Política editorial

Política editorial, código de conducta y declaraciones  de transparencia

Política Editorial El Faro de Ceuta

Nuestra política editorial ya se quedó reflejada en el primer número de El Faro de Ceuta, que vio la luz un 2 de octubre de 1934, hace hoy más de 85 años, cuando describió muy bien su política editorial en aquella presentación que realizó antes sus lectores en la portada de su primer número bajo el título Primeras Palabras.

En este texto, ubicado bajo la cabecera, dedicaba unas palabras a sus lectores y una declaración que hoy siguen estando tan vigentes como aquel día:

«Queremos contribuir a toda obra de progreso que desde la justicia aconseje el interés nacional y, ponemos en primer plano, el desarrollo de una acción educacional y pacificadora que contengan los excesos que se vienen padeciendo, que lo amenazan todo y no prometen nada o prometen una estado constante de agitación en el que es posible la propagación de tácticas que pretenden elevar el crimen, en todas sus formas posibles, a la categoría de acto social o político».

Transcripción literal
El Faro de Ceuta, 2 de octubre de 1934

Primeras palabras

Al dar vida a nuestro diario y lanzarlo a la calle, sentimos todas las inquietudes de quien realiza una obra y la somete a crítica. Nos alientan y estimulan los propósitos más nobles. Pretendemos que esta modesta hoja, responda a las necesidades de Ceuta y aporte, en la medida que se lo permitan su importancia y su fuerza, el máximo concurso a la realización de una política nacional, amparadora de cuantos intereses y valores, materiales y espirituales, son médula y nervio de la personalidad de España.

Queremos contribuir a toda obra de progreso que desde la justicia aconseje el interés nacional y, ponemos en primer plano, el desarrollo de una acción educacional y pacificadora que contengan los excesos que se vienen padeciendo, que lo amenazan todo y no prometen nada o prometen una estado constante de agitación en el que es posible la propagación de tácticas que pretenden elevar el crimen, en todas sus formas posibles , a la categoría de acto social o político.

Queremos, en fin, cooperar a la humanización de luchas que la vida crea, encuadrándolas en el campo del Derecho, restablecer la confianza, asegurar la tranquilidad, imponer el respeto y despertar la alegría, oscurecida hoy por el temor al mañana, sombrío y amenazador, que suponen las violencias de cada día, promesa segura de otras mayores para el siguiente.

Al saludar desde nuestra modesta tribuna a las autoridades, a la prensa y al público en general, y ofrecernos a todos, les pedimos una buena acogida para nuestro diario si no por él, por la nobleza de los propósitos de le inspiran y de los fines que persigue .

Firmado: la redacción

 

Hoy, exactamente, 86 años después de nuestro primer número, muchas cosas han cambiado. Entonces El Faro de Ceuta poseía entornos más amplios de la mano del establecimiento del Protectorado Español en Marruecos; hoy, nuestro diario es súmamente local y la actualidad es todo lo que afecta a la ciudad, cuyo carácter fronterizo con Marruecos, también marca ese aporte internacional de nuestra información.

Entonces, los medios eran exclus ivamente impresos; hoy disponemos además de una edición digital -elfarodeceuta.es- que ha batido records de tráfico este pasado mes de marzo por la información tan detallada, actualizada y contrastada que hemos dado de la pandemia por Coronavirus que estamos sufriendo a nivel mundial.

Entonces era impensable hablar de información audiovisu al;hoy El Faro aporta un completo archivo de informaciones audiovisuales con más de 105.000 suscriptores en su canal de Youtube -Faro Tv Ceuta- siendo un referente internacional para otras cadenas nacionales españolas y numerosas agencias como Reuters, France Press, Associated Press o Ruptly.

Y todo, desde Ceuta y producto de una vocación periodística de todos sus integrantes y del objetivo del servicio a la información local de nuestros lectores, de historias sociales, de reportajes realizados bajo la óptica de la personas y su humanidad, pues la nobleza de los propósitos que nos acompañaron entonces son los mismos que hoy nos alumbran cada día.

Principios éticos de El Faro de Ceuta

El Faro de Ceuta  se define como un medio independiente, de información general, con vocación local,  defensor de la democracia plural según los principios liberales y sociales, y que se compromete a guardar el orden democrático y legal establecido en la Constitución española.

Misión de El Faro de Ceuta

El diario se esfuerza por presentar diariamente una información veraz, lo más completa posible, interesante, actual y de alta calidad, de manera que ayude al lector  a  entender  la  realidad y  a formarse  su  propio criterio. El periodista  transmite a  los lectores  noticias comprobadas, y se abstiene  de incluir  en ellas sus opiniones personales.  La  información  y  la  opinión  estarán  claramente  diferenciadas  entre sí.

Diversidad en la redacción

El Faro de Ceuta procura la igualdad real y efectiva de oportunidades entre personas de diferentes razas, géneros, identidades sexuales y credos, desde el momento mismo del acceso al empleo. En los procesos de selección, contratación y promoción se siguen procedimientos y políticas de carácter objetivo basadas en principios de mérito, capacidad y de adecuación al puesto, con ausencia de toda discriminación.

Opiniones

El Faro de Ceuta  acoge todas las tendencias, excepto las que propugnan la violencia para el cumplimiento de sus fines. Los responsables de la Redacción serán muy estrictos a la hora de rechazar opiniones insultantes, xenófobas, racistas, homófobas, difamatorias o de cualquier otra índole que atenten contra la dignidad de las personas, su honor, su imagen o su intimidad.

Valores

El Faro de Ceuta es un diario local, independiente y socialmente solidario. Como periódico local, comprende y escucha todas las tendencias sociales, rechazando que el fin justifique  los medios; reconoce de que la soberanía reside en el pueblo, es decir, en el conjunto de todos y cada uno de los ciudadanos, titulares de iguales derechos; defiende la democracia  pluralista, ejercida mediante el sufragio universal; y acepta los derechos fundamentales de la persona humana, y denuncia cualquier clase de totalitarismo.

El Faro de Ceuta no pertenece a ni es portavoz de ningún partido, asociación o grupo político, financiero o cultural, y aunque deba defender la necesidad de la libre empresa, y aunque su economía  dependa  del mercado publicitario, el periódico rechaza todo condicionamiento  procedente de grupos económicos  de presión.

Política de cambios y correcciones

La revista debe subsanar los errores cometidos en sus noticias, y hacerlo lo más rápidamente posible y sin tapujos. Esta tarea recae de manera muy especial en los responsables de cada área informativa. No obstante, todo redactor tiene obligación de corregir sus propios originales.

Las correcciones se vincularán a las noticias en el momento en que el periódico sea consciente del error, incluso aunque hayan pasado años desde la publicación inicial.

Estructura

Fundada el 2 de octubre de 1934 y editado por Joaquín  Ferrer & CIA S.L.U. Directora: Carmen Echarri Piudo

Director de Relaciones Institucionales: Luis Manuel Aznar Cabezón. Editor: Rafael Montero Palacios.

Director General: Jesús Manuel Martínez Medina.

Verificación de hechos y fuentes

Las informaciones de que dispone un periodista sólo pueden ser obtenidas por tres vías: su presencia en el lugar de los hechos, la narración por una tercera persona o el manejo de un documento. El lector tiene derecho a conocer cuál de las tres posibilidades se corresponde con la noticia que está leyendo. Para ello, se citará siempre una fuente cuando el periodista no haya estado presente en la acción que transmite. Si la información procede de una sola persona, se hablará de ‘fuente’ en singular.

Fuentes anónimas

El periodista tiene la obligación de no revelar sus fuentes informativas cuando éstas hayan exigido confidencialidad. Excepcionalmente, y por causas que afecten a su honor o al prestigio profesional, podrá hacerlo, con autorización previa del director. Del mismo modo, y ante informaciones especialmente importantes, el director del periódico podrá conocer las fuentes informativas de un redactor, con el compromiso expreso de no revelarlas.

Hay que evitar el recurso de disimular como fuentes informativas (‘según los observadores … ‘, ‘a juicio de analistas políticos … ‘) aquellas que sólo aportan opiniones.

Defensor del Lector

El Defensor del Lector garantiza  los derechos de los lectores, atiende sus quejas, dudas o sugerencias sobre los contenidos del periódico y vigila que el tratamiento

de las informaciones sea acorde con las normas éticas y profesionales del periodismo. Podrá intervenir a instancia de cualquier lector o por iniciativa propia.

Comentarios

El Faro de Ceuta favorece la participación de los lectores, siempre bajo una exigencia de calidad que excluye insultos, descalificaciones y consideraciones no relacionadas con el tema en cuestión.

La dirección editorial decide a diario qué noticias, artículos, blogs o cualquier otro contenido se abren a comentarios. Esta selección se hará con criterios de valor informativo y siempre que resulte posible gestionar una moderación de calidad.

El periódico e reserva el derecho de eliminar comentarios que considere inadecuados y de expulsar a aquellas personas que incumplan estas normas.

Contacto

Redacción: C/ Sargento Mena 8 · 51001 Ceuta (España). Teléfono: 956 52 4148 / 956 52 4149 redacción: ceuta@grupofaro.es. Atención al suscriptor: suscriptor@grupofaro.es

Transparencia

Joaquin Ferrer & Cia S.L.U.  empresa editorial del  diario el Faro de Ceuta es una sociedad Limitada Unipersonal, presenta anualmente el impuesto de sociedades y registra las cuentas anuales en el Registro Mercantil.