AUME critica la “falta de interés por dignificar la situación profesional de los militares”

La Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) ha mostrado su “indignación” por la “falta de interés” del Gobierno en resolver la situación de “precariedad laboral y retributiva” del personal de las Fuerzas Armadas españolas.

“Esta falta de interés por dignificar la situación profesional de los militares es notoria y se está evidenciando con la ausencia de políticas que aborden la mejora de las condiciones de vida y trabajo de los profesionales de las Fuerzas Armadas. Así, esta desafección por lograr un trato digno hacia los militares se evidencia, de manera muy significativa, en la situación de miles de militares abocados a abandonar las FAS sin haber tenido la atención y apoyos debidos desde el Ministerio de Defensa y de Empleo. También, se evidencia en la clamorosa ausencia de iniciativas para saldar la deuda histórica que el Estrado tiene con quienes le sirven en primera línea, a pesar de ser los servidores públicos peor retribuidos”, indica en una nota de prensa.

AUME manifiesta que la comparecencia del Presidente del Observatorio de la vida militar en la Comisión de Defensa del Congreso, como ya lo hiciera recientemente en el Senado, “pone de manifiesto la injusta situación retributiva que tienen los militares, dejando en evidencia a un Gobierno y un Ministerio que durante un año de mandato de la nueva ministra sólo ha mostrado su predisposición de aumento del presupuesto de Defensa para compra de material”.

Critica las palabras “vacías” de la ministra

“Las palabras de la ministra en su comienzo del mandato, señalaron que el personal es el elemento y recurso más importante para la defensa de nuestro país. Pero estas palabras, vacías, no han tenido ningún reflejo en las políticas de personal, y lo que más preocupa, es que, ni tan siquiera, se hace referencia en actos y foros donde se participa, no sólo a la situación del personal, sino, a medidas concretas que pudieran implementarse o diseñarse para paliar su situación”, añade.

En el caso de las retribuciones, afirma que “parecen petrificarse las ideas tópicas de mal pagador de que la satisfacción del deber cumplido paga cuotas de hipotecas, alquileres o compra zapatos de niño o libros de texto, o que estar mal pagado se compensa con la realización de una vocación, o que ya se sabía lo que había cuando se incorporaron a las FAS”.

“La comparecencia del Presidente del Observatorio de la vida militar, aunque sin mencionarlo expresamente da un varapalo al Gobierno por la caótica situación retributiva de los militares”, afirma AUME.

Por ello, recuerda que los españoles son los militares “peor pagados de nuestro entorno geográfico de países occidentales” y que la retribución militar “está muy por debajo de la del guardia civil, cuerpo más cercano y equiparable”.

“Existe una mala distribución del componente general del complemento específico CSCE, retribución variable. El complemento de productividad, complemento de dedicación especial (CDE), es el que menos asignación tiene entre todos los departamentos ministeriales”, añade.

Las retribuciones variables de Defensa, “muy inferiores” a las de otros departamentos ministeriales

“La conclusión lógica es que las retribuciones variables del Ministerio de Defensa son muy inferiores a las de otros departamentos ministeriales. Las guardias y los servicios no se retribuyen con carácter general, aunque sí para los médicos, para el personal sanitario, pero repito que no se retribuyen con carácter general en las Fuerzas Armadas. Esta es una cuestión que ha sido puesta de manifiesto por el Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas y que el observatorio ha recogido. COPERFAS solicita que se retribuyan”, recoge el comunicado enviado por la AUME.

Para esta organización, “la evidencia de lo mostrado por el Observatorio de la vida militar viene a constatar lo que AUME viene reivindicando en materia retributiva”. Es por eso que AUME se plantea “hacer uso de todos los derechos que la Constitución pone a su alcance para que el Gobierno, de una vez por todas, dignifique al militar desde uno de los ámbitos más fundamentales para su desarrollo personal, familiar y social, que no es otro que el de unas retribuciones justas”.

“Los militares no pueden ser a quienes más se exige, los que tienen mayores responsabilidades y los que menos cobran por todo ello”, concluye.