La Ciudad aún no ha dado a conocer el resultado de la auditoría que encargó en septiembre

En septiembre del año pasado, la Ciudad mostró públicamente su interés por hacer una auditoría a la empresa de limpieza Trace, vencida por la dura crítica social y política al estado de las calles y barriadas.

La fiscalización se ha puesto en marcha, no hay jornada en la que los controladores comprueben la hilera de fallos en los que incurre la empresa, con falta de operarios suficientes o de maquinaria en cada salida.

Sin embargo, cuatro meses después, aún no se ha hecho pública ni esa ristra de incumplimientos ni la decisión oficial que tomará el Gobierno, ahora convulsionada por el anuncio efectuado por MDyC el pasado viernes de la intención de seguir con la misma relación contractual.

La fiscalización sobre los servicios de limpieza existe, continúa pero no se ha tomado decisión oficial alguna.

Fuentes oficiales lo niegan. Aseguran, en declaraciones a este medio, que no hay ninguna decisión alcanzada de continuar con los servicios de la empresa adjudicataria de los servicios de limpieza viaria, Trace.

“Seguimos igual que antes”, aseguran. Descontentos con la situación e investigando, fiscalizando y comprobando cómo se inicia cada una de las salidas, en qué condiciones y, por tanto, como se está prestando el servicio en los distintos distritos.

La situación, a pie de calle, no ha cambiado. La falta de limpieza es la misma, como la nula generación de empleo toda vez que no se ha contratado a personal para fines de semana o festivos sino que se incentiva a los que ya están entre semana, que terminan cobrando más en detrimento de la generación de otros puestos de trabajo alternativos, algo sobre lo que han evitado posicionarse los partidos políticos hasta la fecha.