Respuesta a la oferta para alojamiento hotelero del personal de la empresa

MDyC y Caballas han manifestado su descontento ante el nuevo contrato que la multinacional TRAGSA ha ofertado para alojamiento hotelero de su personal en Ceuta por un montante de 150.000€, “a los que hay que añadir el de billetes de barco (50.000€) y otro de alojamiento anterior hasta el mes de marzo (50.000€)”, añade MDyC.

Para Mohamed Ali, portavoz de Caballas, este hecho pone de manifiesto “la gran mentira del Gobierno a la hora de hacer las encomiendas millonarias de gestión a esta empresa”. “Se ha vendido que darle un volumen de obras por un importe superior a los 30 millones de euros iba a repercutir en la mejora del empleo en Ceuta”, han recordado.

Por su parte, el Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía (MDyC) ha querido mostrar su “estupor” y “disconformidad” con estas contrataciones que, a su juicio, “demuestran que tras las falsas promesas del Desgobierno del Sr. Vivas sobre la generación de 400 puestos de trabajo con los presupuestos de nuestro Ayuntamiento van a servir para mantener las estructuras de la empresa TRAGSA”.

Además, la formación liderada por Fatima Hamed ha exigido a TRAGSA que el personal que deba contratar esté inscrito en las listas del desempleo de la ciudad, tal y como se ha hecho en Melilla, algo que permitiría “sacar a muchas familias de la situación en que se encuentran, que el dinero de los fondos públicos de nuestro Ayuntamiento sirvan para generar empleo en nuestra ciudad y por ello el MDyC exige al Desgobierno del Sr.

Sólo un 40% de contratos adjudicados a empresarios de Ceuta

El MDyC ha denunciado que, según los datos, de los contratos que la transnacional Tragsa para Ceuta en estos meses sólo el 40% ha sido adjudicado a empresarios de nuestra ciudad, estableciendo además una comparativa con Obimace, que en el mismo periodo todos sus contratos fueron entregados a empresas ceutíes.

esta falta de compromiso del Desgobierno del Sr. Vivas provoca que se fuguen los fondos de nuestro ayuntamiento a otros lugares, sin generar riqueza en nuestra ciudad. O quizás lo que pretenda esta Corte de los Milagros es fomentar el turismo en nuestra ciudad.