La Ciudad continúa inspeccionando el resto de playas, entre ellas La Bolera y Santa Catalina

La Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad mantiene también hoy acordonada y ha restringido el acceso de los usuarios a la playa de San Amaro, donde han vuelto a retirarse a primera hora de la mañana al menos treinta ejemplares de la especie conocida como Carabela Portuguesa (Physalia physalis).

La Ciudad ha vuelto a rogar extremar las precauciones: “la toxina de la Carabela está activa incluso cuando permanecen inertes en la orilla de la playa o enterradas en la arena, por lo que cualquier contacto con los tentáculos de estos organismos puede resultar peligros”.

Además, se está inspeccionando el resto de las playas de esa misma línea de costa , entre ellas las de la Bolera y Santa Catalina por si se localizaran otros ejemplares.