El consejero Celaya transmitió la opinión del conjunto del profesorado ante la saturación que tenían el año pasado

El consejero de Educación y Cultura, Javier Celaya, volvió a defender la posición del Gobierno en relación con la utilización de los comedores escolares para este curso, dejándolos centrados únicamente en la capacidad máxima de los mismos y sin la saturación que han tenido en años pasados. Por esta razón, en respuesta a Mohamed Alí, que había presentado una moción para que por parte de la Ciudad se le diera una solución a los alumnos que se han quedado sin la beca del Ministerio, reflejó que por parte del conjunto del profesorado se había manifestado que los “los comedores no podían convertirse en comederos”, en el sentido de que con la sobresaturación que tenían el año pasado era imposible que se pudieran utilizar de acuerdo con lo que marca la legislación.

Así, en nombre de Caballas, se quejó de que se habían rechazado iniciativas que se pusieron encima de la mesa como el desdoblamiento de los comedores, la utilización del ‘José Acosta’ o crear un gran comedor social. También recordó que la FAMPA había hablado de la habilitación de los espacios. Dijo que había llegado el momento de “dar un golpe encima de la mesa” porque unos 300 niños se quedaban sin comedor y confió en que los populares cambiaran de opinión y de actitud.

Caballas en el texto de la moción calificó al PP de “crueles, cínicos y despiadados”

El consejero agradeció a Caballas que en su intervención oral no hubiera utilizado epítetos que sí habían escrito en su moción como “crueles, cínicos y despiadados”. Según los datos que manejaba dijo que se habían quedado fuera unos 230 alumnos, aunque en la jornada de hoy será cuando se conocerán mejor, una vez que la Dirección Provincial publique los datos definitivos. Recordó que el problema es de “masificación de comedores” y recordó otra vez que en verano nada más que aprovecharon los comedores algo más de 500 niños y niñas “y si hay necesidad no se prescindiría en esta época”.

Las últimas intervenciones de los dos políticos se centraron en que Alí dijo que “hay niños y niñas que no comen caliente y ustedes deberían creérselo”.

Por su lado, Celaya insistió en que “si es así lo que dicen, en todo caso, serán más los niños que no tienen comedores y no pueden pedir becas. Porque en los colegios con comedor los que se quedan fuera es porque hay otros con más necesidades”.

También hubo una moción parecida por parte del PSOE y el consejero de Educación, Javier Celaya, pidió al PSOE de Ceuta que contacte con sus eurodiputados para ayudar en lo que sea factible para que la ciudad pueda incorporarse al Programa Escolar de Consumo de Frutas, Hortalizas y Leche en las Escuelas de la Unión Europea pero la mayoría del PP rechazó la propuesta socialista que pretendía ampliar las plazas del servicio de comedor escolar y facilitar a los niños sin recursos, además, una merienda-cena con “dos bocadillos, una pieza de fruta y un zumo o yogur o alimentos similares”.

Según Celaya, para activar tal iniciativa sería necesario, primero, hacer una evaluación del número de escolares con necesidades alimenticias, así como sobre sus costumbres.