Señala que quienes son captados por el Dáesh lo hacen por abrazar otra bandera en la que arroparse

El coronel Pedro Baños es un especialista en campos como inteligencia, seguridad, defensa, geoestrategia y terrorismo. Ha pasado por Ceuta y fue entrevistado por Cope Ceuta y FAROTV. En la entrevista hablamos de temas como el Dáesh, la importancia de la economía en las redes, la visión de Ceuta desde el punto de vista geoestratégico, el terrorismo yihadista y el papel de España en el mundo.

-Siempre se ha dicho que todas las guerras tienen una vertiente económica.

-Todas las guerras tienen una vertiente económica, ello no significa que sea la prioritaria. Muchas veces se hace la guerra no sólo por motivos económicos, sino con instrumentos económicos. Al preguntarme en algunas entrevistas si va a haber guerra entre Estados Unidos y Corea del Norte, mi respuesta siempre es la misma: ya están en guerra. Primero, se encuentran en la guerra mediática, pero, luego, Estados Unidos impone sanciones y les impide negociar en el mercado internacional; le impone bloqueos a sus cuentas en el extranjero. Podríamos hablar de Siria, donde es verdad que existe un enfrentamiento religioso, que hay un enfrentamiento ideológico, y un enfrentamiento geopolítico entre Estados Unidos y Rusia, pero también económicos, como por ejemplo, por dónde transcurrirán los oleoductos y gaseoductos que desde la costa siria llegarán a Europa.

-En las últimas elecciones norteamericanas se habló mucho de la intervención rusa a través de las redes sociales. ¿Se puede manejar la política de un país desde otro a través de Internet?

-Absolutamente. Todos los poderosos han intentando que en otros países haya gobiernos que les sean afines. Estados Unidos, según analistas independientes, ha intervenido después de la Segunda Guerra Mundial en las elecciones de más de cien países e incluso ha fomentado hasta golpes de Estado. La Unión Soviética lo intentó la mitad de veces en todo el mundo. La diferencia hoy en día es el empleo del ciberespacio, pero la esencia sigue siendo la misma.

– Hace unos días se declaraba el fin de la guerra contra el Estado Islámico. ¿Ya no hay que tenerle miedo, o ahora puede ser peor?

-Una cosa es derrotar al Estado Islámico desde el punto de vista militar, que se ha conseguido, y otra bien distinta es acabar con la ideología que le vio nacer, y eso no ha desaparecido. Seguirán existiendo atentados terroristas en Siria y en Irak, porque el problema de los sunies, que se sienten apartados tanto en Siria como en Irak, no sólo sigue existiendo, sino que me atrevería a decir que es mayor que en 2011. Han existido decenas de miles de muertos civiles y los familiares están obligados a vengarles, siguiendo las tradiciones de esos lugares.

“Se puede manejar la política de un país desde otro a través de la utilización del ciberespacio”

-¿Debemos temer ahora más atentados en Europa?

– Lo van a intentar y más aprovechando el momento de la Navidad, que para ellos es muy simbólico. El Estado Islámico sigue existiendo virtualmente y necesitan demostrar que están vivos. Para ello necesitan un gran atentado, aunque no cause muchos muertos, pero que tenga un gran impacto mediático. Y todo ello lo debemos enlazar también con esa decisión de Israel de trasladar su capital a Jerusalén y el reconocimiento de Estados Unidos de esa decisión.

-¿Desde el punto de la vista de la geoestrategia, qué papel juega Ceuta?

-Ceuta sigue teniendo mucha importancia geoestratégica y lo tendrá más en el futuro. Si se sigue confirmando el calentamiento global, Ceuta se va a convertir en un eje de la estrategia europea. Ese calentamiento global va a llevar a que se abran definitivamente las vías del Ártico, que acortan el trayecto entre Europa y los grandes consumidores de Asia como son China y Corea del Sur, además de Japón. En el Mediterráneo ya no va a pasar todo por el Canal de Suez, sino que va a pasar por el Estrecho de Gibraltar.

“Los españoles tenemos una capacidad de autodestrucción que no tiene parangón en otras partes del mundo”

-Ceuta, Melilla y Barcelona han sido consideradas las grandes bases de reclutamiento en nuestro país para el Daesh…

-El terrorismo yihadista salafista no es un problema de todo el Islam, es una pequeña minoría, por tanto, donde exista una mayor comunidad musulmana, estadísticamente, de esa pequeña minoría puede haber un grupo que se convierta en terrorista. Y, luego, en estos lugares se han formado unas bolsas de marginación, de gente joven desesperanzada y esa desesperanza les lleva a tener mayor probabilidad de ser captados.

-¿Es fácil adiestrarlos para el terrorismo?

-Es relativamente sencillo. Esa desesperación les lleva a buscar otra bandera en la que arroparse, algo que les dé ilusión para seguir viviendo. Lo mismo que hay personas que se van a Perú con un gurú o ingresan en el Palmar de Troya…Hay veces que caen en las redes de estos grupos.

-¿Qué papel ha jugado España en esta derrota del Daesh?

– No ha sido un papel como el de Francia, Estados Unidos o el Reino Unido. España ha tenido una batería de misiles Patriot en la frontera turca y luego una misión de instrucción del Ejército iraquí en Bagdad. Ha sido algo prudente, colaborarando con nuestros aliados, pero pensando en nuestros intereses nacionales.

“Dáesh va a intentar atentados y más aprovechando la Navidad… demostrando que están vivos”

-¿La colaboración entre España y Marruecos es esencial en la lucha contra el terrorismo?

-Es un gran parapeto del terrorismo yihadista salmista, porque a ellos les interesa también frenar el incremento del rigorismo en su territorio, pero también es un parapeto para otros islamistas yihadistas que provengan del África subsahariana. Con lo cual tener buenas relaciones con Marruecos es esencial, a nosotros nos interesa y ello se mantiene a un nivel muy elevado.

-¿También tenemos esas relaciones con nuestros socios europeos?

-Como UE, no. A nivel bilateral, sí, porque con Francia la tenemos muy buena, porque este país tiene un problema muy grave con el terrorismo yihadista. Para muchos países de Europa no es un problema, porque no han sufrido atentados, ni tienen musulmanes entre sus habitantes. Al no existir la misma percepción de la amenaza es imposible que haya una comunidad de intereses y de actuación para enfrentarse al terrorismo.

“A Marruecos le interesa también frenar el crecimiento del rigorismo en su propio territorio”

-¿España tiene unos buenos servicios de información e inteligencia?

– Buenísimos, nosotros hemos sufrido el azote durante muchos años del terrorismo de ETA. No es el mismo terrorismo, pero hay gente muy bien formada, porque a partir de los actos terroristas del año 2004 se duplicó el número de personal en el CNI y básicamente todos están encaminados hacia este tipo de terrorismo. Aparte, el nivel de amenaza que tenemos en España no es, ni de lejos, el que tienen en otros países europeos.

De aquí han salido para sumarse a las filas del Estado Islámico unas 200 personas y no todas eran de nacionalidad española, pero en otros países, veinte veces más comparado con su población. También contamos con que en España es ahora cuando se están formando esos barrios marginales, pero en otros países de nuestro entorno llevan muchos años.

Aparte, nosotros somos un pueblo muy abierto y muy tolerante, que aceptamos muy bien la diversidad. No se han producido casos de xenofobia, de racismo, que han sido muy importantes en otros lugares de Europa. A lo mejor algún caso aislado, pero me refiero más a que una parte de la población se lance contra otra parte de la población. Además, nuestra reacción ante un terrorismo de este tipo es distinta, a diferencia de algunas naciones donde se han producido reacciones muy negativas.

El coronel Baños presentó en Ceuta su libro.

-¿Los españoles nos sentimos orgullosos de ser españoles?

-No lo suficiente, porque nos crearon una leyenda negra hace siglos y nosotros no somos capaces de quitarnos esa máscara que nos pusieron. Y contamos con una capacidad de autodestrucción que no tiene parangón en otras partes del mundo. Debemos considerarnos como un pueblo valioso, con iniciativa, que allí donde vamos damos un ejemplo. Llevamos 30 años cumpliendo con misiones internacionales por medio mundo y nuestros soldados nunca han dado un mal ejemplo, siempre nos han dado muestras de cariño y admiración. Nada más que nos hace falta darnos cuenta de ello. Recomiendo a la gente que se de una vuelta por el mundo y que vea lo que sucede en otras partes del mismo, donde te matan por robarte el móvil o quitarte la gasolina de la moto, sin preguntarte nada.

-¿Le gustaría que los españoles sintieran por su bandera el mismo orgullo que en Estados Unidos, en Francia o en el Reino Unido?

-Yo diría que en cualquier país del mundo, menos en España. Me he paseado por muchos países y lo que aquí vivimos no lo he visto. Se me han saltado las lágrimas cuando he visto en determinados lugares cómo la gente se pone la mano en el pecho o abraza su bandera. Aquí la gente ha tenido miedo de llevar la bandera nacional. Debemos cerrar las heridas, porque estamos abriendo las heridas a una juventud que no las conocía. Volvernos a considerar un país unido, porque si lo conseguimos podemos ser más fuertes aún de lo que somos.

– ¿Qué futuro tiene España?

-A Europa le espera un futuro incierto, por no referirme únicamente a España. Tenemos el problema de las pensiones, tenemos una juventud que está muy frustrada. Es la juventud más hiperformada que está ganando la mitad de salario que la pensión de sus abuelos, que ya no podrán ser clase media a pesar de todo lo que han estudiado. Si los políticos no toman medidas serias en general, podemos encontrarnos con una revolución generalizada por parte de la juventud en toda Europa. Algunos me dicen que soy pesimista, pero es que los militares somos realistas, porque hemos visto las guerras en primera persona. En mi caso he estado en tres misiones internacionales en Bosnia Herzegovina y sé de lo que hablo, de cómo las revoluciones prenden muy rápidamente. Y antes de que prendan se deben tomar soluciones inmediatas.

Una vida dedicada a observar la realidad mundial

Durante su vida militar, el coronel Pedro Baños se ha convertido en un experto en asuntos tan diversos como la geoestrategia, la defensa o el terrorismo, y hace cuatro años que decidió pasar a la reserva. Conferenciante, autor de libros, articulista, frecuente invitado en distintos programas de televisión, Pedro Baños se ha convertido en un referente a la hora de hablar de esa realidad mundial. Ahora, con su libro ‘Así se domina el mundo’, está haciendo un verdadero tour por nuestro país para que conozcan esta obra. Es un comunicador brillante. En Ceuta ha presentado su libro, invitado por el centro asociado de la Universidad Nacional de Educación a Distancia en nuestra ciudad.