El acusado deberá abonar 94.049 euros además de una multa de 450 por falsedad documental

La magistrada del Juzgado de lo Penal número 1 dictó sentencia condenatoria contra J.J.P. acusado de un delito contra la salud pública por el que deberá cumplir tres años y nueve meses de prisión, además de una multa de 94.049 euros con responsabilidad personal subsidiaria de tres días en caso de no abonar dicha cantidad.

A esta pena se suman seis meses de prisión y tres meses de multa a 5 euros al día, un total de 450 euros, por un delito de falsedad documental.

Los hechos ocurrieron el pasado 17 de marzo de este año cuando J.J.P. se encontraba en la Estación Marítima con el propósito de embarcar en uno de los ferry que hacen sus rotaciones entre Ceuta y Algeciras, cuando infundió sospechas a los funcionarios de la Guardia Civil que prestaban servicio en la zona en cuestión.

Fue entonces cuando procedieron a intervenir el vehículo que, aunque el acusado conducía habitualmente para desplazarse, era propiedad de un tercero.

Como consecuencia del registro, los agentes localizaron ocultos en el habitáculo del filtro del aire y en el hueco del motor del aire acondicionado, un total de 11.310 pastillas de Rivotril de 2 miligramos que el acusado pensaba destinar a la venta o a donar a terceras personas y cuyo valor se estableció pericialmente en 47.049 euros.

Se redujo la pena

Aunque en un principio el Ministerio Fiscal solicitó una pena de cuatro años y seis meses de prisión y una multa de 141.147 euros por un delito de tráfico de drogas, finalmente redujo la pena al haberse conformado el acusado.

Por otra parte, se pedía una pena de dos años de prisión y multa de 11 meses con una cuota diaria de 15 euros al día, lo que hace un total de 4.950 euros, por un delito de falsedad documental, al haberse encontrado en el vehículo dos recetas médicas falsificadas del medicamento portado por J.J.P. En este caso, la conformidad del acusado también redujo la pena a seis meses de prisión y una multa de 450 euros.