Como indemnización

Multa de 150 euros y una indemnización de otros 200 a un agente de la Policía Nacional por las lesiones que sufrió es la sentencia dictada por la magistrada del Juzgado de lo Penal número 1 contra B.H., acusado de un delito de atentado.

Los seis meses de privación de libertad fueron sustituidos por dos años de responsabilidad civil al no tener antecedentes penales.

Los hechos se remontan al 1 de julio de 2016 en la frontera del Tarajal donde B.H. fue requerido por agentes de la Policía Nacional que le requirieron la documentación. Lejos de atender la demanda policial, el acusado se dirigió a uno de ellos diciéndole:

”Quién cojones eres tú para decirme a mí por dónde tengo que pasar. Ya nos veremos en otro momento y lugar, os voy a quitar la chulería hijos de puta, que me he quedado con vuestras caras que sois unos chulitos”.

Los agentes volvieron a requerir la documentación a B.H., instante en que el acusado agarró por el cuello a uno de los policías, provocándole erosiones en la zona.

Es por ello que además de la condena en sí por su actuación se ha contemplado la indemnización por las lesiones que terminó provocándole con su actuación que ha derivado en esta condena.