Los hechos ocurrieron el 28 de noviembre de 2017 y se saldó con tres detenciones

Casi tres meses después de ocurrir los hechos, queda visto para sentencia el juicio por desorden público derivado de los disturbios sucedidos el pasado 28 de noviembre, cuando se cortó el tránsito en la carretera que va de la barriada Príncipe Felipe al Tarajal.

Los tres detenidos tendrán que esperar en los próximos días la sentencia que se dicte desde el Juzgado de lo Penal número 2.

Durante la vista se recordaron los hechos que trascurrieron en esa tarde, cuando se produjo un corte en la carretera que va desde la citada barriada a la frontera del Tarajal.

Tal y como informó este diario en su día, los disturbios se habían intensificado durante esa semanas, llegando a un corte total de la carretera el día en cuestión, acusando que desde Marruecos se prohibía el paso a los vehículos de mercancía con matrícula española.

La situación provocó la intervención de los GRS.

Testimonio de los acusados

Durante la vista, declararon los tres acusados por desorden público, quienes negaron haberse confabulado para cortar la carretera y con ello alterar la paz de la zona.

El Ministerio Fiscal dirigió las preguntas de los acusados insistiendo en si hubo intimidación a los coches con matrícula marroquí que regresaran al centro de Ceuta y si también participaron del lanzamiento de piedras contra los allí presentes, acusaciones que negaron en todo momento.

Además de los detenidos, también prestaron declaración, en calidad de testigos, dos de los guardias civiles que estuvieron presentes ese día y que señalaron a los tres acusados como los instigadores de los disturbios desde el mediodía, lo que provocó que ellos mismos solicitaran la intervención del Grupo de Reserva y Seguridad de la Guardia Civil (GRS).

Los agentes volvieron a señalar a los acusados, mientras estos negaron la participación que se les adjudicaba y recriminaron que se trató de una detención arbitraria, sólo por el mero hecho de estar en ese lugar durante ese momento.

Pena de tres años

Los tres hombres, que se enfrentan a una pena de tres años de prisión, contradijeron la declaración de los agentes, quienes señalaron que hubo una reunión en la que los tres participaron junto con el capitán de la Guardia Civil al mando, donde se solicitaba el paso igualitario para todos los vehículos o en su defecto, se produciría el corte total de la vía.

Una vez expuestas ambas partes, el Ministerio Fiscal mantuvo su acusación por liderar una revuelta en la que se vieron implicadas alrededor de 50 personas, así como la alteración del orden público con coacción.

En el caso del lanzamiento de piedras que también se produjo, la letrada de la Defensa alegó que no existe base legal para emitir una acusación y que no se produjeron daños derivados de esta actividad.

La Defensa denominó a los acusados como “cabezas de turco” en unos hechos donde, según reitera la letrada, no se puede demostrar esa intención y confabulación para alterar la paz en la zona, por lo que solicitó la absolución de los cargos.

El caso quedó visto para sentencia, por lo que en los próximos días se determinará si se absuelve a los acusados o se les aplica una pena que puede llegar a los tres años de prisión.

Una semana llena de conflictos y quejas en el Tarajal

Los hechos relatados ayer durante la audiencia no fueron un caso aislado de disturbios en la frontera.

Tal y como cubrió este medio, a finales del año pasado, desde el mes de octubre, se produjeron diferentes altercados en la frontera entre Ceuta y Marruecos, concretamente en la carretera que va de la barriada Príncipe Felipe al Tarajal.

No sólo hubo cortes de trafico o el cierre del paso, sino que algunas jornadas derivaron en el lanzamiento de piedras, provocando la intervención de los GRS. Los tres acusados no son los únicos detenidos por las fuerzas de seguridad durante estos meses.