• El colectivo se reactivará en caso de incumplimiento de la suspensión de los traslados “pactada” con el Ministerio.

  • Éxodo de hasta 24 especialistas en los últimos 11 meses

La reunión de la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, con los médicos interinos de Ceuta en julio sirvió de bálsamo a la intranquilidad que les provocaba el concurso de traslados de Ingesa ya que, consideraban, corrían el riesgo de perder sus plazas. El compromiso de la ministra con el colectivo en su visita a la ciudad autónoma consistió en que, cualquier “novedad o decisión” que fuese a tomar sobre ese proceso de movilidad voluntaria y posterior Oferta Pública de Empleo en Ingesa, se le “comunicaría” a través de sus interlocutores.

Pasados los meses, y a fecha de hoy, los interinos concluyen que no habrá traslados ni OPE en el territorio que depende del Ministerio puesto que a estas alturas de octubre nada nuevo conocen y, por tanto, dan por hecho que el procedimiento ha quedado suspendido. Sin embargo, los “últimos movimientos” de Ingesa en relación a este asunto ha hecho que los médicos interinos vuelvan a estar en alerta.

El “pacto” al que el colectivo llegó con la ministra este verano se traducía en la paralización del proceso que concierne a la sanidad local de forma que las plazas “no convocadas para personal facultativo se iban a unificar en la OPE de 2020 y para el personal no facultativo en 2019”. Automáticamente, el anuncio aplacó los ánimo de este personal eventual que ellos mismos estimaron en unos 60 profesionales. Hasta ahora, los doctores consideran que el Ministerio ha cumplido su palabra pero las últimas informaciones apuntan a que Ingesa “quiere sacar una OPE parcial o completa” antes de la nacional. Una “petición” acerca de la reactivación de la OPE en Ceuta que inquieta de nuevo a los médicos interinos y, de confirmarse, volverían a las movilizaciones ya que iría “en contra de lo pactado con la ministra”.

Estos facultativos se adhieren a la OPE estatal aunque, aseguraron, de momento está en fase de negociaciones porque cada comunidad defiende una serie de intereses como es el caso del baremo de la lengua autonómica. Además, los acontecimientos políticos se interponen un año más ante la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2018. Si en 2016 fueron las dos convocatorias de elecciones las que impidieron su tramitación ordinaria, en esta ocasión le toca el turno al desafío de las instituciones catalanas. Los galenos contratados por Ingesa de forma eventual piensan que este año “no saldrá ninguna convocatoria de oposiciones y el año que viene será de negociación para la OPE nacional”, aunque las sospechas suscitadas tras esa “petición” de reanudación en Ingesa dibuja para ellos un futuro incierto.

Los parlamentarios, involucrados en los contactos entre Ceuta y Madrid, cuyo respaldo valoran los interinos, “tampoco tienen noticias de los movimientos que está habiendo” en Ingesa. A nivel tanto de partidos políticos como del Gobierno autonómico, lamentaron los doctores, “piensan que todo esta solucionado pero, por las informaciones que nos llegan, parece todo lo contrario”.

Una reunión entre los interinos y los directivos del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria ayudaría a poner negro sobre blanco la naturaleza de la próxima convocatoria de oposiciones.

Éxodo de hasta 24 especialistas en los últimos 11 meses

Desde que la psiquiatra infantil se marchó de Ingesa, el éxodo de médicos se ha incrementado hasta 24 especialistas en 11 meses. Este es el cálculo que realizan los facultativos que ocupan sus plazas en régimen de interinidad y de cuya fuga culpan a la “amenaza” de un concurso de traslados previo a la Oferta Pública de Empleo (OPE) que les “arrebatase” sus puestos de trabajo. Un oncólogo, una cardióloga, un traumatólogo, una ginecóloga,… Y así hasta superar la veintena, a una media de dos médicos al mes.

No obstante, puntualizaron estos galenos eventuales, Ingesa también ha repuesto a algunos de estos profesionales como es el caso de una oncóloga, un cardiólogo y una digestivo. Ingesa ya reconoció que existen algunas especialidades difíciles de cubrir pero que está en contacto con profesionales para su incorporación a la sanidad pública local y salvar ese déficit.

Desde el Gobierno del Partido Popular respondió en septiembre a una serie de interpelaciones del PSOE (formuladas en mayo) que el nivel actual de cobertura de las plazas de médicos especialistas en el Hospital Universitario de Ceuta es del 92,05 por ciento; las plazas estructurales de la plantilla de médicos especialistas que están vacantes son el 10,72 por ciento; los médicos especialistas que han renunciado a su contrato, durante 2016 y los meses transcurridos de 2017, son 20; está previsto cubrir 53 plazas de facultativo especialista de Área a lo largo de 2017; y, actualmente, no existen solicitudes para la Bolsa de Empleo de las especialidades con plazas en proceso de provisión definitiva.

La “paradoja” del concurso de traslados

Desde principios de año, los médicos interinos de Ingesa Ceuta se declaran afectados por un posible concurso de traslados debido a la “falta de estabilidad laboral”. Esta situación que describen como de “incertidumbre laboral” amenaza con incrementar, a su juicio, la marcha de especialistas fuera de Ceuta, lo que pondría en riesgo una “correcta atención sanitaria y la continuidad asistencial” en la ciudad. “Incluso se podría dar la situación paradójica de que el interino abandonara su puesto en Ceuta por otro en la Península y que después la vacante no fuera cubierta por el concurso de traslados, agravando la carencia de especialistas y la dificultad para atraer nuevos profesionales médicos a Ceuta”, explicaron los especialistas, que espera soluciones.