Se encuentra apartado del primer equipo debido al atropello de una mujer, con resultado de muerte, en Hadú

El jugador del Ceuta, Nabil, que se encuentra en libertad con cargos tras atropellar a una mujer de 39 años con resultado de muerte, hace un par de semanas en la barriada de Hadú, accedió a los vestuarios del campos del Arcos para celebrar junto a la plantilla del primer equipo de la ciudad el triunfo, que le coloca a un punto del líder Cádiz B.

Nabil fue apartado de la disciplina del primer equipo ceutí, una vez que se produjo el atropello y tras dar positivo en las pruebas toxicológicas en el control que le fue realizado con posterioridad al accidente, con lo cual resulta difícil entender cómo pudo entrar en los vestuarios.

También saltó al campo de la población gaditana cuando el árbitro pitó el final del encuentro para abrazarse con sus compañeros. No es la primera vez que la directiva del Ceuta muestra laxitud en la aplicación de sus normas interiores, ya que en el caso de ‘Maruja’, cuando fue condenado a diez meses por tráfico de inmigrantes y cesión de DNI, no solamente no canceló el contrato que unía a ambas partes, sino que tras jugar la primera vuelta con Los Barrios fue recuperado posteriormente y actualmente es jugador de la primera plantilla.