Una práctica arriesgada y desgraciadamente habitual

La Policía Local ha interceptado a varios menores marroquíes que se estaban arrojando al agua desde la zona del Puente del Cristo. Un ciudadano advirtió del peligro que conlleva una práctica que parece haberse convertido en habitual, parando a una patrulla policial que se hizo cargo de ellos.

¿Por qué hacían esto? Ellos dijeron que por bañarse. Algo que cuesta creer debido al frío. Además se da la circunstancia de que alguno de estos MENA eran los mismos que interceptó la Guardia Civil esta mañana.

La práctica, que conlleva muchos riesgos para su integridad, se ha convertido en habitual en otros puntos. Hace unas semanas fue la Policía Portuaria la que interceptó a otros menores haciendo lo mismo a la altura del Hércules del puerto.