Los hechos se remontan al 17 de enero del pasado año

Por un delito de desobediencia grave y otro leve de lesiones, K.M. fue sentenciado a pagar una multa de 420 euros, a la que se sumará una indemnización de 2.790 euros a la víctima, un total de 3.210 euros.

Los hechos se remontan al 17 de enero del pasado año, cuando K.M. se encontraba en la frontera del Tarajal a bordo de un vehículo, cuando fue requerido por agentes de la Guardia Civil para que se detuviera y cumpliera con el orden de la fila en el paso fronterizo.

El acusado hizo caso omiso de la orden y emprendió la marcha golpeando al agente en las manos. A consecuencia del impacto recibido, el guardia civil sufrió una lesión consistente en un esguince en la muñeca derecha que tardó en sanar un mes. En el juicio celebrado en el Juzgado de lo Penal número 2, K.M. se conformó con los hechos.