Los presentes recordaron las últimas tragedias y también la del 6F

Defender la dignidad de las personas. Así hasta siga produciéndose injusticias. Así hasta que haya hombres y mujeres que no se cansen de reunirse en torno a un Círculo de Silencio que pone voz a quienes no la tienen.

Esta nueva cita en la Plaza de la Constitución no ha querido pasar por alto las últimas muertes: las de 20 hombres cerca de Melilla o la última conocida de una niña de 11 años en el Estrecho.

Sin olvidar el 6-F

Tampoco han querido olvidar las muertes del 6 de febrero de 2014: “Aquella madrugada a los centinelas no les valió con cerrar todas las puertas”, han denunciado. “Aquella madrugada alguien decidió que a los NADIES les debía quedar claro que no tenían lugar ni en nuestras mesas ni en nuestras calles”.

Las tragedias que se siguen produciendo vuelven a ser denunciadas. “Cada caída, cada muerte, cada herida en nuestra frontera nos causa sangre en el corazón”.

“Nos duelen las lágrimas de sus familias que no saben dónde están enterrados, nos duele la indiferencia con las que se llenan los nichos sin nombre, nos duele pensar en quien no entiende el dolor de una madre que no sabe si esperar o llorar”.

El Círculo de Silencio ha vuelto a ser el pequeño homenaje hacia personas que no deben perder su dignidad, ha vuelto a ser la protesta contra una fortaleza-Europa preñada de injusticias.