• Concurso de coros y villancicos

Címbalo se ha caracterizado desde sus inicios por ser un coro diferente. Un estilo que costó que los más tradicionales aceptasen pero que ya se ha convertido en su seña de identidad y que este año comparten por primera vez con el coro de Juan XXIII, con los que se ha establecido un hermanamiento y compartirán escenario el próximo día 15.

Esta nueva edición el coro se presenta con sabor añejo, menos estrambóticos comenta Andure, y más arraigados a sus comienzos

El coro se adentrará en una cápsula del tiempo con la que harán retroceder al público dos décadas. Menos voces, menos fiesta pero sin perder su esencia y con tres villancicos que, con total seguridad, volverán a sorprender