Los calentadores han sido arrojados hacia un callejón que da acceso al almacén del propio hospital sin justificación alguna

Algunos vecinos de Loma Colmenar han arrojado al vacío calentadores. Así, literalmente, por la ventana. Una actitud no solo incívica sino que podía haber causado algún accidente importante sobre los ciudadanos o vehículos que pasaban en ese momento por la zona.

Uno de los calentadores en el suelo.

Los calentadores han sido arrojados hacia un callejón que da acceso al almacén del propio hospital sin justificación alguna. Precisamente cuando arrojaban uno de estos calentadores circulaba un vehículo que a punto ha estado de sufrir el impacto.

¿Por qué han obrado así? No cabe justificación alguna, aunque estén estropeados o aunque haya malestar en el vecindario porque no se arreglan y comienza a hacer frío. El tema es que tomarse la justicia por su mano no conduce a nada bueno.