Dos ciudadanas se han encerrado durante varias horas en las dependencias de la Consejería de Asuntos Sociales para exigir un alojamiento alternativo para una de ellas.

La joven y su hija de un año viven en una pensión después de que la vivienda en la que vivían de okupas fuera pasto de las llamas.

Ambas reclamaban una ayuda a Asuntos Sociales y se negaron abandonar la Consejería hasta tener una respuesta.

Finalmente y tras entrevistarse con el director general de la Consejería, ambas han sido emplazadas para mantener una reunión mañana y encontrar una solución a su problema.