• Elín puso en marcha una actividad en la plaza de los Reyes para favorecer la integración con el inmigrante. Hubo mensajes y música, sin entender de barreras

Hay ceutíes que quieren decir sí a la inmigración. Porque ¿quién es el inmigrante? ¿Ellos o nosotros? El mundo es de todos, aunque haya barreras físicas y psicológicas que se empeñen en mantener lo contrario. La asociación Elín quiso ayer visibilizar la inmigración buscando que la sociedad ceutí de un paso para conocerla, para favorecer esa integración, poniendo en escena un baile conjunto e inscribiendo mensajes en un mural. Paula Domingo, miembro de Elín, lleva años tratando con los inmigrantes, organizando actividades con la única finalidad de favorecer su integración. La entidad hace actividades para un centenar, no puede atender a más, hay muchos que se quedan sin poder asistir al centro en un CETI masificado en el que ya no se pueden hacer actividades, en el que una buena parte de los residentes debe malvivir en tiendas.

“Creemos que la sociedad con la idea de que es un problema, de que vienen a invadirnos, cuando es una experiencia de riqueza, de crear vida de familia, de poder enriquecernos de su cultura y ellos de la nuestra. Son personas como nosotros, con nuestra misma dignidad. Hay un desconocimiento de la realidad tú a tú de la inmigración, hay una gran riqueza que se esconde en el CETI”, expresó Domingo.