Nueva agresión de un paciente a un médico en el Centro de Salud de Otero

Una nueva agresión se ha producido en uno de los centros de salud de Ceuta. En este caso fue en el ambulatorio de Otero, el pasado jueves, mientras uno de sus facultativos pasaba consulta. Según ha podido saber El Faro, el presunto agresor acudió para que el médico de cabecera le recetara su medicación, sin embargo, el profesional sanitario le explicó que aún no le correspondía una nueva receta hasta esta semana, por lo que no podía expedirle más medicación hasta que no se diera el plazo fijado para ello.



La respuesta no fue del agrado del paciente que reaccionó de una manera agresiva hacia el médico, insultándole y dirigiéndole amenazas, según testigos, del tipo “te voy a matar, te voy a pegar dos tiros”. Además de las amenazas, intentó propinarle un puñetazo que éste esquivó, terminando el mismo médico, con ayuda de la seguridad privada del centro, quienes lograron reducir al agresor mientras se daba el aviso a la Policía.

Hasta el lugar llegaron dos zetas de la Policía Nacional, que procedieron a la detención del sujeto. Tal y como relatan los que presenciaron el hecho, de no ser por la destreza del médico y por la rápida actuación de los guardias de seguridad, “allí podía haber ocurrido una tragedia”, lamentaron.

Fuentes cercanas al ambulatorio matizaron que en un principio se pensaba que el agresor iba armado, pero tras su detención y registro, se confirmó que no portaba ningún arma encima.

Una vez que los agentes de la Policía Nacional lo detuvieron, fue trasladado hasta los calabozos de la comisaría para posteriormente ser puesto a disposición judicial por un presunto delito de atentado, por la agresión verbal y las amenazas dirigidas al facultativo.

El medico agredido ha interpuesto una denuncia en contra de esta persona con el fin de visibilizar y penar este tipo de comportamientos que van en aumento en los últimos años.

Incidencia

Son las áreas de Atención Primaria y Urgencias la que más altercados de esta índole registran, siendo el Hospital Universitario donde más denuncias ha habido, no sólo por agresiones a médicos, sino hacia el resto del personal que labora en los centros del Ingesa.

En un estudio presentado el pasado mes de marzo, se revela que desde el 2011 a 2018 se han notificado 206 agresiones de todo tipo, sólo en el Ingesa. En ellas se incluyen las agresiones físicas y la verbales, que aunque no siempre se denuncian, para los sindicatos sanitarios son igual de peligrosas que las físicas. A modo de desglose, de estas 206 agresiones, 131 se produjeron de manera verbal, otras 17 fueron físicas y las 58 restantes se infringieron de manera combinada. En cuanto a los agresores, el 68% son los mismos pacientes y en el 32% restante la agresión la provoca el acompañante, actuando en ocasiones conjuntamente. Son los hombres los que más agreden, según este estudio.

Hace sólo una semana Ingesa presentó su Plan de Seguridad para erradicar esta violencia.

El Sindicato Médico condena este suceso

“Consideramos indignante que ser médico se haya convertido en una profesión de riesgo y que este gravísimo problema vaya en aumento no solo en cuanto a número de agresiones sino también por la virulencia de las mismas. Desde el Sindicato Médico deseamos mostrar nuestra máxima solidaridad con nuestro compañero y exigimos a las autoridades que se extremen las medidas preventivas contra las agresiones al personal sanitario, antes de que tengamos que lamentar una desgracia de tipo personal”, expresaba este organismo en un comunicado. Tanto este sindicato como el resto de centrales llevan tiempo exigiendo medidas efectivas para prevenir este tipo de casos del que son susceptibles todo el personal sanitario.

Ver comentarios (3)

  • Hacen falta más vigilantes en este tipo de centros, más policías en las calles y sobre todo de noche, y por supuesto más educación desde que somos pequeños, es decir en los colegios y nuestras casas. Pero esto último parece algo imposible de conseguir es nuestra España de hoy y menos aún en Ceuta. Ser profesor en estos tiempos es una labor muy estresante y peligrosa. Hemos pasado a que los profesores dieran guantazos (en época de Franco) a ser ellos amenados y agredidos por los alumnos. También decir que el nivel de incivismo en Ceuta es cada día peor, da miedo salir a la calle, que más que una ciudad parece una jungla.

  • Sin querer justificar la agresión para nada, siempre estaré en contra de la violencia, pero hay médicos que realmente no tienen ningún tipo de empatía hacia los pacientes.

    A mi me ha pasado que por razones de olvido o pérdida de medicación, me he tenido que quedar sin tomármela sólo porque un médico ve en su pantalla del ordenador que no me la puede adelantar por unos días (porque realmente no quiere), como si todo en la vida fuese perfecto y todos nos tomáramos las pastillas a la misma hora todos los días y no cabe error alguno por parte del paciente y claro el médico te dirá, pues aún no te toca y claro, (perdón por la palabra) te tienes que joder, como si uno fuera aficionado a tomarse pastillas y como nos gusta mucho pues las pedimos como si fueran caramelos. Lo digo porque yo al menos tomo mis pastillas por obligación médica y no por gusto.

    No sólo con denunciar las agresiones se resuelven estos problemas, hay que escuchar a la otra parte y saber qué le ha hecho reaccionar así, llegar a cierto consenso general y actuar de la manera adecuada y acordada, para que al menos se reduzcan este tipo de situaciones (porque erradicarlas va a ser difícil, siempre habrá algún violento por naturaleza) yo pienso que nadie quiere pegar a nadie, los pacientes queremos ponernos bien, porque muchas veces vas a los Centros de Salud o al Hospital y te tratan como el culo (lo siento de nuevo) y en vez de ponerte mejor, sales peor de lo que estabas.

  • Algunos no deberían poder ir ni al veterinario..ni con bozal...puñeteros salvajes...

Los comentarios no están disponibles

Este sitio usa cookies para mejorar tu experiencia de navegación.