Caballas ha denunciado a través de una nota de prensa que “más de 300 alumnos y alumnas de nuestra ciudad, que venían comiendo en los comedores de los colegios púbicos, perderán esta asistencia a pesar de que sigan necesitándolo”. Para la coalición, “este hecho resulta absolutamente inadmisible en la ciudad de la pobreza, baste recordar que recibimos más de un millón de euros del estado para atender a la pobreza infantil. ¿Qué hacen con ese dinero?”, pregunta.

Caballas añade que el Gobierno, “que aplica un nuevo recorte encubierto contra los más débiles, pretende escudarse en la capacidad de los comedores y los directores de los centros. Más mentiras”.

“En el mes de agosto, y previendo lo que podía ocurrir, Caballas propuso al Gobierno abrir el comedor del Colegio José Acosta, es el de más capacidad de todos y sólo está pendiente de la instalación de la maquinaria, para, mediante un sistema de cátering, albergar a todo el excedente. En su defecto, se podrían habilitar otras dependencias, edificio Polifuncional, antiguo mercado, locales de a asociaciones de vecinos… Lo único que no se podía hacer era dejar a os niños y niñas necesitados sin comedor”, recoge el comunicado.

El líder de Caballas, Mohamed Alí, ha añadido que “el problema no está en pagar las plazas que el Ministerio no pague, sino en qué hacer con los niños que no tienen plaza”.

Caballas pedirá un pleno extraordinario para debatir esta cuestión y encontrar una solución “inmediata”.