• Los datos corresponden a un informe que recoge los incendios desde 2.014

En los últimos 16 años Ceuta ha visto calcinadas casi un centenar de hectáreas de su superficie. En concreto 98. Una cifra muy baja si la comparamos con la de otras superficies pero que en Ceuta supone un 5% del total de su suelo. Así se desprende del primer mapa interactivo que muestra todos los incendios ocurridos en España desde el año 2001 hasta el 2014, último con datos disponibles a gran nivel de detalle. La información proviene de los registros de la Estadística General de Incendios Forestales (EGIF) del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) recopilados y analizados por el proyecto España en llamas, de la Fundación Civio.

Si a los dos grandes incendios que sitúan a Ceuta en el mapa añadimos lo que se ha quemado en los últimos dos años obtenemos esa cifra todal. Un dato curioso: Melilla consta en el mapa como una región que no ha visto afectada ni siquiera una hectárea por culpa del fuego.

En Ceuta destacan el incendio del 25 de julio de 2.009 en Benzú que calcino dos hectáreas y afectó una superficie de 55 hectáreas y que viene reflejado en el mapa indicando que fue provocado por unas colillas. Pero sin duda fue el del Monte de la Tortuga, iniciado el 9 de julio del 2014 el más grave en ese período que supuso la quema de 29 hectáreas con otras 55 hectáreas afectadas. En las causas que especifica el mapa consta que el fuego se produjo por una negligencia. En este sentido la estadística oficial permite asegurar que la mano del hombre está detrás del 79 % de los incendios y del 85,5 % de la superficie afectadas. Los incendios intencionados son responsables del 58,2 % del suelo calcinado, seguidos de los accidentes o negligencias (26,63 %) y los rayos (5,76 %). Se desconoce el origen de las llamas que causaron el 7,57 % del terreno quemado. Otro 1,83 % se debe a incendios mal apagados o reproducidos.

Las cifras anteriores hay que interpretarlas con cautela. En el periodo 2001-2014, el origen del fuego solo se conoció con certeza en apenas el 45 % de los casos, una cifra que no llega al 22 % en los de causa intencionada. En el resto, se establece una causa supuesta (la más probable según los investigadores), tal y como advierten en sus informes anuales los técnicos de estadística del Área de Defensa contra Incendios Forestales del MAPAMA.