• Las autoridades de Ceuta se oponen a romper el estatus sanitario construido tras varias décadas con una orden ministerial como la de Melilla.

  • La Consejería de Sanidad informa de que serán 5.382 las reses que lleguen a Ceuta por la Pascua.

La Celebración del Sacrificio o Eid al Adha se avecina. Los musulmanes ultiman estos días los preparativos de la fiesta y las familias se agencian un cordero que ofrendarán a dios, cuya carne y vísceras compartirán ese mismo día y en posteriores. Unas vísperas de la Pascua que este año se han visto empañadas por la polémica en Melilla, donde incluso hubo detenidos en una protesta en la que reclamaban autorización para que las autoridades permitiesen el paso de corderos desde Marruecos.

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España autorizó a finales de julio –mediante una orden publicada en el BOE– la entrada en Melilla de animales de la especie ovina desde Marruecos desde el 1 de agosto al 2 de septiembre de 2017, ambos inclusive. Un trámite que debía cumplir unas estrictas condiciones, contar con un completo certificado veterinario entre otras exigencias en cuanto a alojamiento, transporte o desinfección.

La situación de fiebre aftosa de los países del norte de África, y la declaración a la Organización Mundial de la Sanidad Animal (OIE) de varios focos en Marruecos hicieron necesario establecer una serie de medidas urgentes en España, que se flexibilizaron con esta disposición transitoria de única aplicación en la ciudad hermana. Una orden ministerial que en Ceuta resulta impensable, según fuentes sanitarias.

Las autoridades locales se oponen a desandar el camino cubierto en materia de salud pública después de varias décadas de trabajo. Como principal razón detrás de la habilitación de esta medida en Melilla, se encuentra que allí cuentan con aduana comercial mientras que aquí no. Una orden que en cualquier caso expertos en la materia solo encuentran explicación en presiones políticas ya que en Europa está prohibida la entrada de animales de producción marroquí –excepto el équido– debido a que en este país existen varias enfermedades declaradas como fiebre aftosa, viruela o lengua azul. Motivo por el cual Marruecos no es país exportador de borregos.

Un resquicio que indignó a los servicios sanitarios de la Ciudad Autónoma de Melilla porque, según pudo conocer este periódico de fuentes de la administración hermana, nadie les consultó desde Madrid. El criterio económico, es decir, que el precio del cordero en el país vecino sea más bajo, tampoco fue determinante para la entrada en vigor de la medida, según los especialistas consultados.

Los ceutíes que deseen adquirir un animal por la Pascua pueden hacerlo ya en las distintas explotaciones ganaderas de Ceuta, donde están a la venta. Todas las reses proceden de cebaderos calificados sanitariamente que están ubicados en Granada, Córdoba, Málaga, Valladolid, Extremadura y Murcia.

Sanidad informa de que serán 5.382 las reses que lleguen

El Área de Sanidad Animal, de la Consejería de Sanidad, Servicios Sociales, Menores e Igualdad, indicó que serán 5.382 los animales que lleguen. De todos ellos, 4.815 son ovinos y el resto, 567, caprinos.