Seleccionar página

Autor: Juan Carrasco de las Heras

Show must go on

Nuestra “fecha de caducidad”, la inexorable edad, siendo una realidad universal e inalterable, no se refleja por igual en todos; varios factores le dan aliciente a eso de no saber cuánto, cuándo ni en qué condiciones la vida nos va a cornear, y a la vez esa bendita inconsciencia te empuja a tener puesto un ojo en el mañana. Pero huyamos del fatalismo y el mal fario, que diría aquella, precisamente con un ejemplo de estar en forma (imagino que sus goteras tendrá, pero atengámonos a lo que se puede apreciar), celebrando que el gran John Williams, posiblemente el mejor compositor de cine de siempre, acaba de cumplir 85 añitos en plena actividad profesional, cuando muchos llevan ya jubilados dos décadas. A nadie voy a descubrir a estas alturas de la película, nunca mejor dicho, la figura del hombre vivo con más nominaciones a un Oscar (¡¡50!!), y segundo de todos los tiempos sólo por detrás de Walt Disney (59). De ellos, ha ganado 5, uno con El violinista en el tejado (Mejor Música Adaptada en 1971) y cuatro más por la mejor música original de Tiburón (1975), La guerra de las galaxias (1977), E. T.: El extraterrestre (1982) y La lista de Schindler (1993). Es igualmente la persona que más veces ha competido contra sí mismo en una misma categoría. A la descomunal lista de reconocimientos hay que...

Leer Más

El día después (Jackie)

Pablo Larraín, reputado cineasta que se hace cargo de esta espinosa empresa, nos aclara en la presentación de la misma que no se trata de un biopic o de un retrato robot de la más famosa Primera Dama de los Estados Unidos (título honorífico que allí tiene en todos los aspectos y claramente mayor relevancia que en cualquier otro sitio del mundo). Tampoco se trata de desmitificar a Jacqueline Kennedy (aunque, con o sin la intención, un poco sí que lo hace), personaje intocable e impecable para sus compatriotas, ni de recrear la muerte de JFK con toda la parafernalia, que para eso está Oliver Stone. Jackie es una notable visión sin contaminar de lo que pudo ser el escenario de los días después del asesinato del presidente desde la óptica de su tan excepcional como humanizada esposa. Y es precisamente ese toque “sin contaminar” el que no ha caído bien a los estadounidenses, el hecho de que venga un chileno a contarles que quizá su superhéroe no era perfecto ni tampoco su adorada cónyuge. Y es esto a buen seguro, por mucho que se niegue, lo que ha limitado las posibilidades de esta cinta en la gala de los Oscar plantando cara a tanta luz y color que este año envuelve a La La Land (la pesadilla americana frente al sueño americano). Porque Larraín es un consumado especialista...

Leer Más

El día de la bestia

Múltiple M. Night Shyamalan vuelve tenaz a intentar que se le conozca por más que ser el director de El sexto sentido, porque si duro es que con cada trabajo que hagas se te recuerde por uno anterior, más lo es que se trate de tu primera cinta. Pero los varapalos críticos y de recaudación a los que su cine se ha visto sometido en todos estos años lo hicieron transitar de enorme promesa emergente a director del montón, con lo que supone y lo mentalmente poderoso que debes ser para sobreponerte a semejante salto al vacío. De psique va precisamente esta vez la cosa, puesto que el realizador le da a James McAvoy, el nuevo Charles Xavier de X-Men, un enorme morlaco con el que lidiar: el personaje principal de esta historia encierra dentro de su mente más de una veintena de personalidades, con lo que podría jugar consigo mismo un partido de fútbol con árbitro y todo. Pero poca broma, que estamos ante un asunto muy delicado, y más si tenemos en cuenta que por estadísticas, con esa muchedumbre ahí encerrada, tiene que haber al menos un par de ellos malos… Así las cosas, la personalidad “mala bestia” se hace cada vez más dominante y el protagonista pasa a lo largo del metraje de inestable a nitroglicerina en una coctelera, y en medio de la traumática transición...

Leer Más

¡Emmaaaa!

Ya he dicho y escrito en algunas ocasiones a lo largo del año pasado que esta cita con los premios del cine español me interesa más que la de los del estadounidense, por la competencia feroz debida a las altas cotas de calidad y variedad de las películas de manufactura propia o asimilada. Y para una vez que de verdad hay expectación por mi parte, no voy a dejar de comentar lo ocurrido el pasado sábado 4 de febrero entre aplausos, alabanzas y agradecimientos. Volvió Dani Rovira, temerario, a hacer de maestro de ceremonias tras quedarle regular el trabajo el año pasado, pero esta vez, aunque sin alardes, la cosa ha ido mejor. De más a menos, tuvo una apertura de fiesta fresca y descarada, pero luego se fue diluyendo el efecto. En lo referente a la gala, se dejó de una vez la política de lado (aplauso para el presentador, que le dedicó “el mismo tiempo que los políticos le dedican a la cultura”, zasca y ahí lo dejó definitivamente) y la austeridad envolvió la puesta general en escena. El tema del bajo presupuesto no me pareció mal, que conste en acta, pero el escenario se quedó tan pequeño que los protagonistas daban la sensación de tener que pedir permiso para transitar entre la nutrida orquesta (Film Symphony Orchestra), otro de los aciertos del evento con una estupenda...

Leer Más

Venirse arriba

Vivir de noche La desaforada manera de atizar a Ben Affleck (sobre todo en su poco expresiva faceta de actor), con saña y alevosía, siempre ha escrito en el rincón más empático de mi cerebro el subtítulo “qué barbaridad, cómo os pasáis con el muchacho”. No es para tanto y, además, se tiende a olvidar que es un tipo muy inteligente, versátil (recordemos que es coguionista de El indomable Will Hunting y director reputado y premiado, con títulos como Adiós, pequeña, adiós o Argo a sus anchas espaldas); incluso como intérprete tiene buenos papeles (ahora mismo me viene a la cabeza uno estupendo en Persiguiendo a Amy, una joya de Kevin Smith). Hasta cuando se ha metido a superhéroe con Daredevil estuvo aceptable, y con el nuevo Batman se sitúa por encima del paupérrimo nivel del global del metraje. Pero llegados a un punto, mi tendencia a ponerme de parte del más débil se diluye en un combinado de ceño fruncido, realidad y sentido común cuando constato el resultado de que Affleck se haya venido tan arriba que dirige, adapta su versión literaria, produce (junto a Leonardo di Caprio) y protagoniza, ahí es nada, esta declaración de amor al genero noir. Bien trazada con ese corte de cine clásico aunque carente de originalidad, lo que provoca mi irritación del proyecto es el constante maná del que se nutre, que...

Leer Más

Los sueños, sueños son

Antes de entrar en materia, debo reconocer que el pie del que cojeo como espectador de cine musical es que me cuesta mantenerme en ambiente cuando de repente los intérpretes rompen el realismo para cantar y bailar así como el que no quiere la cosa. Prefiero, en definitiva, que los números estén bien integrados en la realidad de la narración como un elemento más. Dicho así, cualquiera podría decirme que simplemente el género musical no es lo mío y ya está, pero es más complicado que eso, y creo saber apreciar una buena cinta de este tipo sin alcanzar tendencias suicidas, incluso con agrado siempre que se cumpla la citada premisa: a películas como El mago de Oz, Moulin Rouge! O Chicago me remito. La ciudad de las estrellas (La La Land a secas en Estados Unidos) tiene un poco de aquello que decía de cantar y bailar sacándome de ambiente en el primer tercio de su metraje, con unos números no demasiado espectaculares que orbitan alrededor de la pareja protagonista, chico y chica insatisfechos con su vida que viven en Los Ángeles, la ciudad de los sueños. Pianista él (estupendo Ryan Gosling), se gana el exiguo sueldo en pequeños bolos insulsos y su meta es la de tener un local propio donde tocar y enseñar al mundo su verdadera pasión, el jazz. Ella es un cliché sin paliativos:...

Leer Más

Sorpresa, sorpresa (Master and Commander: al otro lado del mundo)

Uno de los lujos que me puedo permitir cuando la actualidad (más bien la carencia de la misma) de la cartelera me insta a ello es la de compartir con el respetable alguna que otra joya de mi lista mental de favoritos. Concentremos pues el interés en Master and Commander, un clásico moderno del cine de aventuras basado en las populares novelas navales de Patrick O´Brian que en 2003 aunó reconocimientos múltiples y merecido aplauso popular. Nominada a 10 premios Oscar, incluido el de mejor película, y ganando el de mejores efectos sonoros (absolutamente brutales en el realismo) y el de mejor fotografía, igualmente meritoria (vaya excelsos planos de batalla…). Los trabajos de guión y realización de Peter Weir, uno de los grandes (Matrimonio de conveniencia, La costa de los mosquitos, Único testigo, El club de los poetas muertos o El show de Truman entre otros títulos se encuentran en su filmografía), nos transportan con maestría al interior de la Surprise, un imponente navío inglés de la época napoleónica, convirtiéndonos durante más de dos deliciosas horas en uno más de la tripulación. El capitán Jack Aubrey (Russell Crowe) comanda una peligrosa expedición para la captura de un corsario que actúa bajo bandera francesa y que podría decantar en el mar la guerra que mantiene el Reino Unido contra Napoleón. Asistimos a un sorprendente juego del gato y el ratón...

Leer Más

Cuarenta años

Andaba yo estos días rumiando la mención que desde este espacio se merece el cumpleaños del gran Kirk Douglas (sí, el padre, está vivo y coleando bastante por las apariciones públicas que nos llegan), cuando me topo de sopetón con el ataque cardíaco y posterior fallecimiento de Carrie Fisher. Es por ello que las líneas de esta semana están dedicadas al recuerdo de dos personas muy dispares y con nada menos que cuarenta años de diferencia de edad entre ellos. Lo tremendamente llamativo es que la que nos ha dejado con solo sesenta años es la princesa Leia, y...

Leer Más

Darth Wars. Rogue One: Una historia de Star Wars

Hace cuarenta años, con la saga neonata y sin saber que la marca iba a cobrar tal dimensión en espacio y tiempo, unos jovencitos protagonistas se apuntaban a la “nueva esperanza” destruyendo la terrorífica Estrella de la Muerte. Cuando la plana mayor del bando rebelde les facilita los planos del objetivo a destruir se menciona tangencialmente que ha costado mucho lograrlos. Pues bien, este spin-off, este momentáneo desvío de la trama principal, nos saca del anonimato a esos héroes que lograron dicha gesta y narra precisamente la odisea del cómo y gracias a qué arrebatan al Imperio los conocimientos de cómo atacar su bélica joya de la corona. Puestos en antecedentes, hay que advertir que este producto es un piscolabis previo al inminente episodio VIII para los hambrientos consumidores “starwarseros”, y el que busque trascendencias mayores saldrá algo frustrado del cine. También hay que poner en letra mayúscula que en esta propuesta renuncia Disney a la captación masiva de generaciones muy infantiles, a las que tiene ya más que enganchadas, y a las peticiones de regalos navideños me remito; por tanto, a los progenitores fans y listillos que pretendan apuntarse un tanto “llevando al crío al cine” y hacer de ello un evento familiar, puede que en esta ocasión les convenga saber que, siendo apta para los más jóvenes, esta no es una película diseñada para contentar a dicho...

Leer Más

Buscador de artículos

Todos las actuaciones del COAC 2017

‘La Encuesta’: ¿Qué le ha parecido el concurso de carnaval, COAC?
Felipe VI ya preside el Salón Noble del Casino Militar
Normalidad en las primeras horas del ‘Tarajal II’
Patricia Sacaluga se prepara para los FP Skills
El Ceuta deja escapar vivo al San Roque de Lepe. AD Ceuta FC 1-1 San Roque de Lepe
La renovación de la mezquita Muley El Mehdi
Homenaje a cuatro grandes del carnaval de Ceuta
El Biutz cierra tras 12 años de porteo de mercancías
Entre clase y clase – ‘Lope de Vega’

2016: Un año de noticias con FaroTV Ceuta