•  Los usuarios del Centro San Antonio ya disfrutan de los nuevos ordenadores y están muy contentos

Una treintena de inmigrantes, la mayoría residentes en el CETI, disfrutan ya de una decena de nuevos ordenadores en el Centro de San Antonio con los que prosiguen su formación en diversas materias y además pueden contactar con sus familias a través de las redes sociales.

Un acto de “caridad, una palabra que me gusta decir aunque ahora está de moda decir que es obra social”, explicó la presidenta del Consejo de Hermandades, Encarnación Mercado, entidad que ha decidido este año donar casi 2.000 euros a este colectivo. “Forma parte de nuestra labor junto al acto de fe”, manifestó sonriente durante la firma que recogía el testimonio de la donación de los nuevos ordenadores.

Por su parte, el director espiritual del Consejo de Hermandades, Francisco Fernández Alcedo, ha manifestado que “es un placer y un regocijo espiritual muy grande” llevar a cabo este tipo de labores. “Con ellas se hace más patente nuestra relación con los que necesitan ayuda y en este caso sobre todo con el Secretariado de Inmigrantes de la Diócesis”. El director del Centro de San Antonio, Juan Carlos Carbajal, anunció su intención de reunirse con la Ciudad para estudiar la posibilidad de recibir alguna ayuda y seguir desempeñando sus talleres de formación, ocio y tiempo libre con los asistentes al centro que además, reciben clases de español.