Son los últimos de febrero. Los últimos protagonistas de estas imágenes… De aquel escenario se ha pasado a este otro, los separan siete meses, el periodo que han permanecido en el CETI. Hoy un grupo de 40 subsaharianos, todos varones, ha partido en dirección a la península, siguiendo los protocolos de acogida a través de las oenegés.

En el puerto se han vuelto a repetir las escenas de siempre: saludos, despedidas, formación de filas y embarque… Adiós Ceuta, hola a un futuro distinto, el que les espera en la península a partir de ahora. Los  varones marchan a distintos puntos según los criterios establecidos por la administración.

En el CETI siguen esperando sus compatriotas, entre ellos los que accedieron a Ceuta el pasado agosto, constituyendo el grupo más numeroso. El nivel de ocupación del centro se adapta, ahora mismo, a la capacidad de acogida que tiene.