El Gobierno quiere calmar a los vecinos de Loma Colmenar que, ante el inicio de las obras de la explanada para acoger 500 vehículos patera, pudieran creer que sufrirán más problemas. El portavoz del Ejecutivo, Jacob Hachuel, ha lanzado un mensaje de tranquilidad.

“Está prevista vigilancia, limpieza, condiciones… para que unas personas permanezcan en esa parcela durante horas. La Administración es consciente de los problemas y tiene todo estudiado. Además así los vecinos no tendrán problemas ni para acceder ni salir de sus viviendas”, ha expuesto Hachuel al término del Consejo de Gobierno.

El proyecto reunirá las mejores condiciones para el fin al que se destina, que no es otro que evitar que esas colas y retenciones terminen bloqueando la ciudad entera. De hecho esta explanada viene a satisfacer los deseos de las administraciones por disponer de un lugar donde retener a los vehículos del porteo.