El Juzgado de lo Penal número 1 ha condenado a un hombre por un delito continuado de falsificación de certificado de antecedentes sexuales, después de que la Policía Judicial de la Guardia Civil tuviera conocimiento de que estaba desarrollando una actividad de monitor de actividades deportivas cuando no podía hacerlo, ya que no podía acreditar la certificación negativa del registro central de delincuentes sexuales que se precisa.

El acusado ha reconocido los hechos esta mañana, en un acto de conformidad asumiendo el pago de una multa de 1.350 euros, que es el resultado de la pena de 4 meses y 15 días multa, a razón de 10 euros diarios de cuota. La magistrada del Juzgado de lo Penal le ha advertido de que si no abona la multa entraría en prisión.

Los hechos a los que hace referencia este caso se remontan a principios de año, cuando agentes de la Benemérita habían recibido información y requirieron al ente federativo y clubes deportivos en los que ejercía o había ejercido esta función el acusado la documentación presentada.

Comprobaron que el investigado no constaba en la base de datos del registro central de delincuentes sexuales, hallándose irregularidades en el documento presentado por lo que se confirmó que se había falseado porque sí tenía antecedentes por sentencia firme de 2011 por un delito de corrupción de menores, informó en su día la Guardia Civil.