El esfuerzo de la directiva del Ceuta por conseguir unos mejores resultados deportivos es evidente. Después del tropiezo en la primera jornada, ayer el equipo de Juan Ramón Martín consiguió ilusionar a la afición y, lo más importante, ilusionarse ellos mismos con el proyecto encomendado por la directiva de Luhay Hamido y Nayim.

El buen juego debe dominar los próximos encuentros y en esas está el equipo, implicado para abandonar una división que nunca les debió corresponder y a la que se vieron abocados por causas ajenas a lo deportivo. De esa mala época hemos pasado a una apuesta por recuperar el proyecto del Ceuta, el que siempre debió tener. Los caballas quieren un equipo en el nivel debido y ayer, sin ir más lejos, quisieron apoyarlo con una entrada muy superior a la de otros partidos. Se ve que algo ha cambiado, se ve que este Ceuta empieza con garra la temporada que tiene ilusión y que quiere contagiarse además de la que también ofrece el público caballa. El esfuerzo de Luhay y Nayim, el ímpetu del entrenador y la lucha del buen equipo conseguido y formado constituyen las claves necesarias para que el proyecto salga adelante, para que el deporte dé un giro para que de nuevo el ‘Murube’ recupere el encanto que nunca debió perder, alejándose de otras contaminaciones, de otras presiones, de otros panoramas que esta ciudad no necesita.

Este Ceuta ilusiona, el proyecto tiene visos de enganchar, pero en ese cometido debemos estar todos unidos: deportistas, directiva y afición.