La Comisión Permanente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España ha trasladado un comunicado oficial al Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Ceuta manifestando su apoyo y solidaridad con los profesionales médicos que ejercen en Ceuta como área de difícil desempeño y cobertura, al igual que con sus pacientes, apoyo que hace extensible a la necesidad de implantación de acreditación oficial de la formación médica continuada realizada en dicha ciudad; instando a las autoridades sanitarias competentes a que adopten las medidas oportunas y necesarias que conduzcan a corregir esta “situación singular” en la ciudad autónoma, evitando el deterioro de la calidad asistencial y fomentando la cohesión y la equidad del Sistema Nacional de Salud.

Esta declaración de apoyo también se ha hecho extensiva a Melilla, “que comparte con Ceuta problemas comunes en el ámbito sanitario”.

Desde el Colegio de Médicos de Ceuta se reconoce que “aun existiendo ciertos lugares en nuestro país con dificultad para atraer laboralmente a facultativos (como las islas menores, ciertas áreas de Aragón o algunas regiones de la zona centro de España), las circunstancias singulares de Ceuta y Melilla por su situación geográfica y como frontera sur de Europa, hacen aún más acuciante este problema, por lo que esta Institución reitera la necesidad de implantar un plan de medidas que palien la realidad de ambas ciudades autónomas como áreas de difícil desempeño y cobertura, en aras de la calidad asistencial”.

Además, la corporación colegial también quiere hacer hincapié en la “inexistencia de acreditación oficial de la formación médica continuada, situación que también nos hermana tristemente con Melilla, y que supone un grave agravio comparativo con el resto del territorio nacional desde hace 6 años, por sus repercusiones en baremos, concursos-oposiciones, etc… y que hasta la fecha sigue sin solución”.

Por último, desea expresar su máxima repulsa y condena ante el último caso de amenaza de muerte a un médico del Centro de Salud del Tarajal, solidarizándose con él y con todos los profesionales que sufren la lacra de las agresiones contra el personal sanitario, y solicita de las administraciones “una pronta y efectiva respuesta y colaboración eficaz para luchar contra este tipo de violencia. Las agresiones al personal sanitario son un hecho gravísimo que desmoraliza y repercute muy negativamente sobre los profesionales de la salud, así como sobre el propio sistema sanitario. Contra las agresiones, tolerancia cero”, concluye.