• Culminará así una zona de 150 metros que no se reformó en el proyecto de Martínez Catena

El proyecto de la pasarela de Miramar que posibilitará el tránsito peatonal entre ambas calzadas también incluirá una reforma de parte del acerado de la Avenida Martínez Catena. Se trata, concretamente, de la zona que quedó sin finalizar a la altura de la barriada Miramar y que con esta actuación llegará hasta el cruce de la Almadraba, en total 150 metros de distancia.

La intervención consistirá en ampliar el acerado, hasta ahora prácticamente inexistente, a un mínimo de 1,80 metros de anchura, según estipula la Ley de accesibilidad.

Por otra parte, la pasarela de acceso, tanto a la playa como al paseo marítimo, sustituirá a las dos escaleras ubicadas en ambos lados de la playa de la Almadraba, permitiendo así la erradicación de barreras arquitectónicas y el paso de discapacitados a la zona de baño, hasta el momento inexistente. Estas dos escaleras serán demolidas, por lo que la bajada a la playa únicamente se realizará a través de la pasarela. Este es uno de los requisitos estipulados por Costas: limitar el número de accesos a lugares de baño.

En cuanto a la pasarela que unirá la barriada con la playa y con el camino que discurre hasta la frontera del Tarajal, se colocarán barandillas de acero inoxidable, suelo antideslizante y, en general, materiales antivandálicos y resistentes a los vientos de poniente y levante que azotan la zona.

La pasarela tiene una longitud de 40 metros y su construcción supone un desembolso de 1.250.000 euros.

Su diseño es de corte moderno y se eleva 5,5 metros por encima de la carretera, tal y como estipula la normativa de puentes situados por encima de la carretera. Parte de su trayectoria está suspendida doce metros sobre el nivel del mar.

Este diseño también responde a las características del puente que debe acometer un giro para completar su trayectoria.

La pasarela se construirá a la altura del paso de cebra a fin de garantizar la seguridad de los peatones que transiten por la zona. Recordar que hace unos años tuvo lugar un terrible accidente de tráfico que se saldó con la vida de una pequeña de 6 años. La alta velocidad que alcanzan los vehículos en esta zona deja bien a las claras la necesidad de instalar un puente que asegure la integridad física de vecinos y viandantes.