La Dirección General de Tráfico (DGT) recaudó 13.850 euros el pasado año por sanciones de velocidad detectadas en las carreteras ceutíes por radares. Así lo detalla el Ministerio de Interior en una respuesta parlamentaria a requerimiento del diputado del PSOE por Málaga Miguel Ángel Heredia, en la que se cifra un total de 164,2 millones en todo el país (no se computan País Vasco y Cataluña al tener transferida la competencia a sus ejecutivos), de los que algo más de 24,5 corresponden a Castilla y León.

De la contestación oficial se concluye, al desglosar la recaudación por todas las provincias y comunidades, que la cantidad captada ha aumentado. En otra iniciativa, el parlamentario malagueño reclama al Ejecutivo central los criterios que emplea a la hora de fijar la ubicación de los dispositivos.