El portavoz del Gobierno, Jacob Hachuel, confía en que la situación en el entorno de la frontera mejore, después de las escenas vividas en  esta semana. Con colas… intervención de los GRS… y avalanchas.

Se espera que los controles sobre los vehículos que vayan a acceder a Ceuta, que deberán disponer de la carta verde y sus conductores tener la titularidad del coche, sean efectivos.

“Hay personas con intenciones perversas. Las tarjetas no se agotan y se ha trasladado el mercado a los coches”, ha indicado.

“Los vamos a mirar macroscópicamente, los que se vean que no reúnen las condiciones no podrán entrar”, ha explicado Hachuel al término del Consejo de Gobierno celebrado esta mañana.

La idea de Ciudad y Delegación pasa por terminar con el negocio del bulto para eliminar no solo las colas sino las avalanchas dramáticas de esta misma semana.

“Vamos por detrás de los presuntos delincuentes, pero el tiempo de reacción es inmediato. El objetivo final es terminar con el bulto porque no reporta nada, es indigno y cercano a la esclavitud”, ha matizado.