El pleno ha dado el visto bueno a dos propuestas de marcado carácter social. La primera, a petición de C’s, que permitirá que se lleve a cabo una promoción del uso del transporte público urbano.  El Gobierno evaluará el coste de la medida para ver si es viable regalar la tarjeta de bono-bus durante un tiempo concreto para ver si así las personas se animan a su posterior utilización.

Además existe un compromiso de actualizar la numeración del callejero, como ha pedido el PSOE, ya que existen calles con dos nombres u otras con errores numéricos. El consejero Jacob Hachuel ha reseñado que estaba en mente dicha acción pero se ha retrasado a la espera de la aprobación del PGOU, negando, tal y como le había afeado C’s, que haya habido una falta de interés del Gobierno en atender esta medida.