El pleno de febrero aplazado por la crisis de Gobierno por las dimisiones de Susana Román y Rabea Mohamed, ha comenzado hoy con la toma de posesión de los nuevos diputados que le sustituyen: Francisco Albiñana y Fatima Mohamed Dos Santos.

También han asistido por primera vez al pleno los dos nuevos consejeros no electos de Economía y Educación, Kissy Chandiramani y Javier Celaya, respectivamente.

Así las cosas, comenzó el orden del día con la propuesta del consejero de Fomento, Néstor García sobre el deslinde administrativo de varias parcelas de titularidad municipal y particular, en la zona usada como aparcamiento a la entrada de la capilla de Manzanera. El propietario de la zona de propiedad privada, explicó el consejero García, tiene intención de vallar su parte, lo que supondrá la pérdida de algunas plazas de aparcamiento, pero no su totalidad. La propuesta fue aprobada.

A continuación comenzaron las propuestas de la oposición con la moción de los socialistas pidiendo la creación de un Plan Estratégico de Subvenciones. Caballas apoyó la idea del PSOE, esgrimiendo la necesidad de establecer un criterio de selección.

MDyC también se manifestó a favor explicando que cualquier medida que dote de transparencia al proceso de las subvenciones debería ser aprobado por unanimidad del pleno.

Ciudadanos, en la voz de su único diputado Javier Varga, recordó su postura a favor, remarcada en su actividad parlamentaria desde que consiguió el escaño.

La consejera de Hacienda, Kissy Chandiramani, intervino por primera vez como tal, para anunciar su voto a favor de la propuesta y negar cualquier atisbo de clientelismo a la hora de otorgar las subvenciones, puesto que todo se incluye en los presupuestos de la ciudad, a los que se pueden presentar alegaciones y propuestas, además de que cada asociación u organismo subvencionado debe presentar su memoria con el uso de la subvención. La propuesta fue aprobada por unanimidad.

A continuación tocaba debatir una moción de Caballas sobre la contratación del suministro de energía eléctrica de la ciudad, pero antes, el diputado Juan Luis Aróstegui quiso hacer un inciso para criticar que intervengan en el pleno los consejeros no electos, argumentando que el pleno está compuesto por 25 diputados electos, y no por 27 como hay con la presencia de los dos nuevos consejeros. Aróstegui aseguró que esto era una ilegalidad. Vivas no quiso dejar esta crítica sin respuesta y se remitió al reglamento de la ciudad , a los artículos 56 y 100, en el que se reconoce que en el pleno pueden intervenir los miembros del Consejo de Gobierno, en el que se incluyen a los consejeros sean o no electos. El presidente de la Ciudad también puso de ejemplo a parlamentos autonómicos o al propio Congreso de los Diputados en los que sí intervienen los no electos, con voz pero sin voto. Y, en cualquier caso, dijo que si era ilegal lo debería decir el juzgado y no él ni Aróstegui, a lo que respondió el diputado de Caballas que no llevarían esta cuestión al juzgado porque “hay cosas más importantes”.

El consejero de Medio Ambiente y portavoz del grupo del PP en la Asamblea, Emilio Carreira, también apuntó que los consejeros intervenían en el pleno para dar cuenta de sus responsabilidades, defendiendo así su presencia en el órgano parlamentario.