La celiaquía es una enfermedad crónica de alta prevalencia (superior al 1% de la población) producida por la ingesta de gluten en la dieta en individuos susceptibles. Estas proteínas atacan la mucosa del intestino delgado, produciendo diarrea, vómitos y retraso en el crecimiento, aunque con frecuencia la enfermedad es asintomática, dificultando y retrasando su diagnóstico y potenciales complicaciones. La enfermedad es actualmente incurable, afectando por igual a los adultos y a los niños, siendo en estos últimos más complicado su control dietético, único tratamiento de la enfermedad.

El Dr. Jacobo Díaz Portillo, analista clínico del INGESA, es uno de los autores de un novedoso estudio titulado “Uso de marcadores no invasivos para el seguimiento de la dieta sin gluten en pacientes celíacos pediátricos”, que ha obtenido el PRIMER PREMIO al mejor trabajo de investigación en la XXIV REUNIÓN CIENTÍFICA DE LA SOCIEDAD ANDALUZA DE ANÁLISIS CLÍNICOS (SANAC) celebrada en Jerez del 9 al 11 de marzo. El estudio fue seleccionado para defensa oral y con opción a premio, junto con otros 6, sobre un total de 192 comunicaciones científicas presentadas y aceptadas en el congreso. Tras varios años de investigación, se ha premiado en este foro, una nueva técnica analítica que detecta directamente en las heces la presencia de restos de gluten en la comida del paciente celiaco, permitiendo el diagnóstico no invasivo de alteraciones dietéticas por la ingesta accidental o intencionada de alimentos prohibidos para estos pacientes por contener gluten. La nueva prueba premiada, sustituye a las técnicas clásicas en sangre, de escasa rentabilidad, y sobre todo evita el uso de pruebas invasivas como la biopsia endoscópica en el estudio de las alteraciones de la mucosa intestinal producidas por estas transgresiones dietéticas. Actualmente las pruebas disponibles en sangre para el control del terapéutico de estos pacientes no poseen la suficiente sensibilidad y especificidad. Sin embargo, esta nueva prueba en heces, que pronto será comercializada, y disponible en todos los laboratorios, mejorará  ostensiblemente el manejo clínico y el control del tratamiento con dieta sin gluten en estos enfermos celiacos, especialmente en los niños pequeños, lo que potencialmente podría evitar esas técnicas más agresivas y contribuir a la mejoría su evolución clínica.

Este estudio multicéntrico ha sido dirigido por la catedrática de Microbiología, Parasitología e Inmunología, Dra. Carolina Sousa Martín, y por la profesora Isabel Comino, ambas de la Universidad de Sevilla. En el mismo han participado un total de 64 niños recién diagnosticados de enfermedad celíaca procedentes de 14 hospitales, que fueron incluidos en un estricto protocolo clínico y analítico de seguimiento y tratamiento durante un periodo de 2 años. El nuevo test diagnóstico, es sencillo y rápido, analiza directamente la presencia de restos de gluten en las heces, detectando un considerable aumento de las transgresiones, sobre todo en los niños mayores, de difícil control dietético, reduciendo el riesgo de aparición de potenciales complicaciones a largo plazo de la enfermedad. El estudio premiado demuestra que en algunos pacientes con pruebas en sangre negativas, la positividad de la técnica en heces indicaría que el paciente está incumpliendo la dieta, evitando los falsos negativos de las pruebas actuales, y viceversa. Es decir, los autores demostraron que la negatividad de la nueva prueba en las heces es la única que garantiza que el paciente está cumpliendo estrictamente la dieta, con independencia del resultado de otros análisis realizados en sangre. También demostraron la utilidad del test en niños pequeños, o sin síntomas clínicos, pues la ausencia de síntomas no siempre significa un correcto cumplimiento de la dieta. En el estudio se observa que tras el diagnóstico y comienzo del tratamiento sin gluten, hasta un 23% de los niños presentaron niveles detectables de resto de gluten en las heces, en algún momento del periodo de seguimiento. De ellos, un 35% de los niños fueron reincidentes, es decir presentaban más de una prueba positiva en las determinaciones realizadas en los 2 años de seguimiento.

El Dr. Jacobo Díaz, es Coordinador de Formación Continuada del Hospital Universitario de Ceuta, y ha tenido la satisfacción de participar activamente en esta pionera investigación, que ha sido premiada por los expertos cuando fue expuesta por la Dra. Sousa en dicho congreso médico. No es la primera vez que el analista clínico del  hospital del INGESA obtiene premios de esta índole en su carrera profesional, este es el 6º desde que en 1997 su tesis doctoral realizada en Ceuta, obtuviera premio extraordinario de doctorado. Desde entonces no ha cesado su labor docente e investigadora, llevando siempre el nombre de nuestro centro en prestigiosos foros de investigación biomédica. Como en otras ocasiones, la contribución altruista del profesional del INGESA al estudio se circunscribe al ámbito metodológico del mismo, como asesor científico en las distintas etapas del proceso de investigación, con especial dedicación al detallado procesamiento estadístico de la base de datos clínicos y de laboratorio en todos sus aspectos, y la posterior  interpretación de los mismos en el contexto de la investigación según los objetivos programados. Su dedicación al estudio ha contribuido a la elaboración y puesta a punto de esta sencilla prueba de laboratorio, muy rápida y sensible, que detecta específicamente la ingesta accidental de gluten en la dieta de niños pequeños o voluntaria en niños mayores. Algunos alimentos teóricamente exentos de gluten pueden contener impurezas de estas proteínas tóxicas para los celiacos. Este nuevo método, propuesto por los doctores Sousa, Comino y Díaz Portillo a la comunidad médica, permite con sólo un simple análisis de heces, detectar el gluten oculto en algunas dietas teóricamente exentas del mismo, que hasta ahora no se podía analizar directamente en las muestras del paciente, requiriendo el uso de pruebas indirectas en sangre o técnicas agresivas como la endoscopia, no siempre disponibles en este contexto clínico por cuestiones éticas. Se está preparando una modificación de la técnica de laboratorio tanto en heces como en la orina, que podría permitir su distribución en las farmacias, de fácil realización, similar a los test de embarazo o pruebas de glucosa, para que los pacientes celiacos puedan controlar su tratamiento dietético en casa, asegurándose de la ausencia de gluten en los alimentos que comen.

Los investigadores continúan con el estudio, con la publicación inmediata de sus conclusiones en revistas médicas de amplia distribución internacional para que su técnica premiada por unanimidad en este congreso pueda ser utilizada en el diagnóstico no invasivo de la transgresión dietética en pacientes celiacos tratados con dieta sin gluten. De hecho ya se está utilizando esta nueva técnica en  la puesta en marcha de potentes ensayos clínicos que evalúan novedosas terapias en el tratamiento de la enfermedad celiaca, detectando específicamente la presencia de exposición accidental o intencionada al gluten en la dieta de los enfermos.

El Dr. Jacobo Díaz es conocido en el ámbito científico por sus conocimientos de investigación y bioestadística clínica, y por los cursos de formación en estas materias que ha impartido como profesor. Nuestro analista clínico del INGESA, está muy satisfecho del trabajo realizado, por su acogida en la comunidad científica, por su contribución a la mejora potencial de la calidad asistencial en el tratamiento dietético de los niños celíacos, y también por el primer premio otorgado por el Comité Científico de la SANAC, y especialmente por la confianza que ha tenido los investigadores de la Universidad de Sevilla, de reconocido prestigio internacional en la enfermedad celíaca, de contar con su experiencia en el desarrollo del proyecto, con la elaboración y puesta a punto de la nueva técnica, y sobre todo en su validación en pacientes pediátricos, y posterior publicación de los resultados y conclusiones del estudio premiado en Jerez.