Es curioso escuchar a algunos dirigentes políticos, que se autodenominan “progresistas” cuando en realidad son “populistas”, rasgarse las vestiduras cuando hablan de la denominada “marcha por la dignidad”, criticando a todos aquellos que no bailando su cuerda no participaron en la manifestación.

Estos populistas van profiriendo insultos y descalificaciones a todos los “insensibles” que no alcanzan a ver una verdad tan meridiana como es la necesidad de dejar franco el paso de inmigrantes a través de la valla de la frontera, defensa ya esgrimida por su partido a nivel nacional.

Son los mismos que se arrogan valores superiores frente al resto de partidos políticos, permitiéndose el lujo de aconsejar a los demás cómo tienen que orientar su pensamiento político, que al ser distinto del suyo ya es nefasto y cargado de maldad.

En este sentido, se ha manifestado en los últimos días Julio Basurco, coordinador de Podemos en Ceuta que, emulando al “Principito” de Antoine de Saint-Exupéry, se ha dirigido a la formación política de Ciudadanos con extrañeza y, como si fuera de otro planeta, la critica sin fundamento alguno tildándola de irresponsable, criminal y deseosa de que los inmigrantes se autolesionen con las concertinas de la valla fronteriza

Este personaje, cual “Principito”, vive en su mundo imaginario y populista y campa por nuestra ciudad con un discurso demagogo, con un claro fin partidista, traficando con el drama humano y el dolor y sufrimiento de los inmigrantes, sin entender que deben haber facetas de la vida que hay que respetar y no mezclarse con la política.

Basurco llegó a decir que la postura de Ciudadanos era estúpida y que deseábamos que a los inmigrantes se les agrediera con pelotas de goma, faltando a la verdad e interpretando como el propio “Principito” su propia historia. Este personaje debería saber que sembrar mentiras y encima atribuírselas a otras formaciones políticas no es hacer política, es faltar al respeto y desmerecerse uno mismo.

Pero igual que el “Principito” del cuento, Basurco, procede de un planeta muy pequeñito y por tanto tiene todavía mucho que aprender; por ello, hasta le permitimos que se exprese de la forma que lo hace porque pensamos que no ha vivido lo suficiente y lo que dice lo hace por haberlo escuchado de otros políticos nacionales y locales que son tan demagogos o más que él.

Por supuesto que Ciudadanos quiere que los inmigrantes sean tratados como seres humanos, por supuesto que Ciudadanos quiere que se respeten los Derechos Humanos de los inmigrantes, por supuesto que Ciudadanos quiere que se respeten los derechos de los inmigrantes que solicitan asilo y refugio; pero todo ello dentro de un orden, dentro de la legalidad vigente y sin intentar buscar responsables en los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que se limitan a cumplir con su trabajo. Lo que quiere Ciudadanos se refleja en su programa electoral en el que se propone una profunda reforma de la Ley de Extranjería

Advertimos al “Principito” de Podemos que ciertos compañeros de viaje no suelen ser recomendables ya que, al ser viejos conocidos y considerando que la historia tiene memoria, puede que dentro de unos años sus palabras les sean recordadas… Esa es otra historia que algún día les contaremos.