Su director, José Luis Miguel González, instó a “abrazar el futuro con esperanza”

El director del Colegio San Agustín, José Luis Miguel González, se mostró agradecido por la concesión de la Medalla de la Autonomía con motivo del centenario que durante todo el año ha celebrado el centro. Visiblemente emocionado, mostró públicamente su gozo por “este gran honor” que no es más que “una demostración del valor de la educación”.

Ante los presentes, después de emitirse un pequeño vídeo sobre el centro escolar con imágenes antiguas y recibir de manos del presidente Vivas la medalla, Miguel González confesó que actos de este tipo sirven de aliento y es un “mimo para el alma”, claro refuerzo del papel de una educación que se logra a tres bandas: con la implicación de la familia, del propio centro escolar y en los espacios públicos.

Las palabras del director del centro se escuchaban en un Teatro del Revellín al que acudieron muchos antiguos alumnos así como profesorado para unirse en el recibimiento de lo que termina siendo un común reconocimiento a la labor que, como centro escolar, está llevando a cabo.

Pasado, presente y futuro se dieron la mano en una noche en la que la comunidad agustiniana cobraba importancia. “Hay que recordar el pasado con gratitud”, expresó el director. Mirando precisamente a ese pasado, Los Agustinos ya recibieron la Medalla de Plata de la Ciudad por sus 50 años, habiéndose convertido Ceuta en un “campo de trabajo para los Agustinos” en la formación de sus hijos, tal y como recordaría en una cita el padre Casimiro.

“Debemos vivir el presente con pasión”, continuó José Luis Miguel. Y esa pasión se traslada a ese continuar “enseñando y aprendiendo” a alumnos que pasen por el colegio; alumnos que, como hizo especial mención el director, son de todas las culturas, “porque nos apasiona aprender y enseñar”. Emocionado recalcó la obligación de seguir aprendiendo y de continuar una labor en la que “nos mueve la fe en Cristo” que “nos da fortaleza para sembrar semillas del futuro”.

Tras dedicar la medalla a todos los que entregan su vida a obras de misericordia y recordando que mañana domingo el Papa Francisco canonizará a la Madre Teresa de Calcuta en el Vaticano, aludió a la necesidad de “abrazar el futuro con esperanza”. Y eso pasa ineludiblemente por “renovar nuestro compromiso por un futuro mejor, más humano y solidario”, sentenció.

EN DETALLE

El colofón

Un año de actos que terminan con un gran reconocimiento. Durante el último año el Colegio San Agustín ha celebrado multitud de actos con sus escolares para celebrar los 100 años de existencia. El hecho de haber recibido la Medalla de la Autonomía supone la guinda especial, además de que supone el reconocimiento a la labor que no solo presta ahora el colegio sino también la impartida por sus predecesores.

Educación

Impartiendo valores. La dirección del centro escolar tiene claro la importancia de educar en valores, así promueve constantes actividades para formar a los alumnos que pasan por este colegio y que forman parte de las distintas culturas. El director del centro se mostró emocionado por el homenaje recibido ayer que viene a reforzar aún más el espíritu educativo impartido.

En el revellín

Apoyo y sentimiento. Entre los presentes al acto de ayer había muchos exalumnos del colegio que quisieron acudir al acto para arropar con su presencia el discurso del director. Son cien años de existencia, cien años de educación siguiendo unos valores y renovando el compromiso que se tiene para conseguir un mundo más humano y solidario. La Medalla de la Autonomía es reconocimiento al hoy y al mañana.