• Le propinó tres disparos en el pie por lo que deberá pagar 3.000 euros de indemnización. Había mantenido una discusión con el hermano de la víctima la misma mañana

Acudió encapuchado a la vivienda de su víctima en la barriada del Príncipe, sin embargo quien abrió la puerta fue un hermano de ésta y fue a él a quien disparó tres veces hiriéndole en el pie. El suceso causó un enorme revuelo en la barriada en el que incluso la Policía Nacional fue apedreada durante su intervención en el lugar de los hechos. Era la noche del 26 de octubre de 2014. No fue hasta un mes después cuando los investigadores lograron detener al presunto autor que en esa época contaba con 18 años y tenía antecedentes por tenencia ilícita de armas. Ayer fue condenado a dos años de prisión, pero no ingresará en el Centro Penitenciario al serle suspendida la pena, a condición de que no vuelva a cometer delito alguno durante los próximos dos años.

Además, deberá pagar una indemnización a la víctima de 3.000 euros por las lesiones sufridas, en el pie izquierdo donde recibió el impacto de los proyectiles. Tampoco podrá acercarse a la víctima M.A.B. a menos de 100 metros ni comunicarse con ella por ningún medio por un periodo de cinco años.

A todas las condiciones de la sentencia el joven acusado se mostró conforme al lograr su abogado defensor un beneficioso acuerdo con el Ministerio Fiscal, que solicitaba cinco años de prisión por un delito de lesiones y otro delito por tenencia ilícita de armas. Sin embargo, dado que “no se ha determinado” la existencia del arma que se utilizó en el suceso, la Fiscalía retiró el último delito, siendo condenado únicamente a la pena mínima por un delito de lesiones con medio peligroso.

Así concluyó el juicio celebrado ayer en el Juzgado de lo Penal 2 de nuestra ciudad dos años después del suceso ocurrido en la calle Sur de la barriada del Príncipe Alfonso. Poco después de las nueve de la noche la víctima abrió la puerta de su vivienda encontrándose a un encapuchado que le encañonaba con un arma. Disparó tres veces y huyó del lugar, dejándole herido en el pie, tal y como informó El Faro un día después de los hechos.

Poco después acudieron al lugar varias dotaciones de la Policía Nacional y una ambulancia que trasladó al joven herido al Hospital Universitario donde fue atendido. Mientras el resto de agentes iniciaban las pesquisas algunos testigos ya apuntaban a una persona en cuestión, pues la habían visto discutir por la mañana con el hermano de la víctima, que sería el posible objetivo del agresor.

Los agentes de la unidad Científica del CNP recabaron las pruebas oportunas en el lugar del suceso, pero a su llegada al barrio fueron recibidos a pedradas, si bien por este hecho no se arrestó a nadie.

La detención del agresor, un mes después

La Policía Nacional detuvo al presunto agresor y ayer acusado, M.B.H. un mes después de los hechos, tal y como informaron desde el propio Cuerpo y que publicó El Faro. Por entonces el procesado contaba con 18 años y fue identificado por los testigos del suceso la misma noche, aunque su localización y arresto no se produjo hasta un mes después tras desplegar un operativo en la barriada en la que también los vecinos ‘solidariamente’ recibieron a los policías a pedradas. Ya por entonces, el joven contaba con antecedentes por tenencia ilícita de armas, si bien ayer en el juicio quedó constatado que no se ha podido determinar la existencia del arma con la que disparó en la noche del 26 de octubre de 2014.