Autor: Juan Luis Aróstegui

Demagogia e inmigración

La inmigración (entendida en su sentido más amplio y noble) es, sin la menor duda, el fenómeno político de mayor interés, envergadura y trascendencia del inicio del presente siglo. La reconfiguración del mundo ante la globalización es objeto de análisis y debate en todos los ámbitos y niveles. Sin embargo, lo que debía ser un debía ser un debate pausado, ordenado y riguroso (por su importancia), se despacha (al menos en nuestro país y en concreto en esta Ciudad) con virulentas y desquiciadas diatribas carentes de fundamento, ajenas a la razón, y siempre como respuesta a determinados hechos que el pensamiento dominante ya ha sancionado preventivamente como intolerables . Así ha vuelto a suceder con motivo de la reciente entrada de doscientas personas por el Tarajal, y sucesivos intentos posteriores. La derecha sociológica (cada vez más extrema), convencida de representar a la mayoría social en su obsesión de “cierre hermético de fronteras sin escatimar medios para ello”, siempre que se produce un (doloroso) episodio de cierta violencia en la frontera, se lanza con inusitada ferocidad, no ya a defender con o sin razón “la labor de la policía de occidente” (triste papel que ha asumido el estado español, delegando en Ceuta y Melilla estas funcione), sino a atacar a quienes sostenemos una posición radicalmente opuesta. Somos acusados de “demagogos” (como no gobernamos, podemos pronunciarnos alegremente sin tener que contrastar...

Leer Más

Fuerzas de flaqueza

La frustración es nuestra segunda piel. Ceuta ha ido interiorizando con una infinita resignación, no exenta de culpabilidad, las derrotas con las que se han saldado todas y cada una de las causas que hemos defendido (o emprendido) de manera colectiva en el convencimiento de que constituían (o debían constituir) los cimientos de nuestro proyecto de Ciudad. Así hemos terminado por asumir la impotencia como un componente esencial de nuestra conducta social. No nos sentimos capaces de saltar ninguno de los muros que se interponen en nuestro camino. No nos sentimos capaces de sacudir ninguno de los barrotes que nos enjaulan. El ejemplo más claro (definitorio en sí mismo) es nuestra actitud ante el indecente paro estructural, que ya forma parte de nuestro paisaje natural y lo percibimos con la calma de lo cotidiano. Pero la indiferencia no resta dramatismo al hecho. El setenta por ciento de los jóvenes ceutíes está en paro. Claro y concluyente. Lo que partidos políticos, agentes económicos y sociales, administraciones públicas y entidades ciudadanas de toda clase y condición califican con enfática solemnidad como la prioridad por excelencia (la lucha contra el paro), en la práctica se traduce en la nada más sonrojante. Es duro asimilar que un objetivo que concita tal grado de consenso se sienta cada vez más lejano e inasible. Lo más terrible es que no estamos paralizados por desconocimiento (de...

Leer Más

Sobre el principio de igualdad

La legislación que regula el sistema educativo español impone a todos los centros (de primaria y secundaria) la obligación de ofrecer la “Religión” como asignatura optativa; y otorga a las familias el derecho a ejercer esta opción según sus creencias y convicciones. En Ceuta, la concreción de estas prescripciones ofrece el siguiente resultado: En la enseñanza primaria, el cincuenta y cinco por ciento de los alumnos y alumnas cursa “Religión Islámica”, el treinta y seis por ciento, “Religión Católica”, y un nueve por ciento ha decidido prescindir de la formación religiosa (se supone que laicos coherentes o ateos). Sin embargo, en Educación Secundaria, los porcentajes varían muy significativamente por el hecho (insólito) de que el Ministerio no oferta la Religión Islámica, a pesar de que esta materia cumple todos los requisitos exigibles (incluida la aprobación del currículum oficial). La administración incumple la ley. Pero hay algo más grave. Vulnera, de una manera flagrante y alevosa, el principio de igualdad. Todas las familias, cuyos hijos e hijas cursan Religión Islámica en primaria (que son la mayoría), se ven privadas de este derecho cuando pasan a secundaria. Por el contrario, sí se les reconoce a las que eligen Religión Católica (la minoría). Es una discriminación insultante por grosera. Ante esta inexplicable injusticia, Caballas planteó al Pleno de la Asamblea una iniciativa política para instar al Ministerio de Educación a restablecer el...

Leer Más

Sin uñas ni dientes

“Con uñas y dientes” es una expresión popular de una gran fuerza comunicativa con la que se pretende describir la reacción defensiva de un ser humano cuando se siente atacado en su propia identidad. Nos conduce allí donde el instinto natural prevalece sobre cualquier otra consideración. Así protege una madre la vida de su criatura ante una agresión. No hay una pasión comparable. Hubo un tiempo en el que los ceutíes nos sentíamos imbuidos de un espíritu identitario propio del que emanaban todos nuestros anhelos colectivos. Teníamos conciencia de pueblo. Estábamos dispuestos a defender Ceuta “con uñas y dientes”. Todo aquello pasó. Son muchas y variadas las causas que han contribuido a disipar este sentimiento hasta… ¿su extinción? Siempre hemos albergado la esperanza de que el estado de catatonía fuera transitorio. Éramos conscientes de que el enorme poder el estado (político, administrativo y mediático) era capaz de “vendar los ojos” de la ciudadanía hasta el extremo de ocultar lo que era una evidencia. El relato (falso) reiterado infinitamente desde todas las versiones y perspectivas posibles, intentando instalar en la sociedad ceutí la idea de que “Ceuta es una Ciudad normal, perfectamente ensamblada en la España de las Autonomías, cuya españolidad está absolutamente garantizada, y con un brillante porvenir”; lograba su efecto. Ceuta estaba profundamente anestesiada. A pesar de los arduos y amargos intentos de una minoría por explicar con...

Leer Más

El Precio De La Incompetencia

De repente, la fiebre TRAGSA se ha apoderado del Ayuntamiento. Cada declaración del Gobierno viene acompañada de una referencia a la empresa de moda. Aunque nadie explica cuales son las razones de este sobrevenido ataque. No se trata de una entidad de nueva creación. Esta empresa estatal fue fundada en mil novecientos setenta y siete para la realización de tareas relacionadas con el medio ambiente y el entorno rural. En Ceuta había desempeñado, hasta ahora, trabajos esporádicos propios de su objeto social (podar palmeras, por ejemplo). Es cierto que la primera “transgresión” de TRAGSA la comete el Ministerio de Educación que le adjudica las obras del nuevo centro docente que se está construyendo en la antigua biblioteca, y la reconversión del antiguo edificio de la UNED. A partir de ahí, y con el aval que supone que el Gobierno de la Nación cometa una posible ilegalidad (se supone que “autorizada” por juristas solventes), se abre la veda y el Presidente cree haber encontrado una solución mágica que le arregle la legislatura. El balance de estos dos primeros años es desolador. Entre el acoso judicial, el colapso de la administración (provocado por una errática y prolongada política de recursos humanos), los gravísimos problemas exógenos (inseguridad y frontera), la incompetencia de un gobierno asustado, inexperto, descoordinado y sin iniciativa, y un Presidente superado por los acontecimientos, deprimido y desubicado; la mitad...

Leer Más

Las leyes del PP

El régimen político español es una dictadura económica con disfraz parlamentario. La Constitución es una vaga referencia teórica vacía por completo de contenido. Bajo una apariencia democrática, se desarrolla un entramado jurídico, político y administrativo cuya finalidad es adecuar permanentemente los intereses del capital a cada coyuntura histórica para garantizar su voraz continuidad. Para que el sistema funcione, el poder económico renuncia al control de aquellos ámbitos en los que no se dilucidan de manera directa sus beneficios, y en los que tolera que los ciudadanos y los partidos políticos (en las instituciones) debatan e incluso voten como si “realmente” estuvieran gestionando la soberanía popular. Es de una ingenuidad estremecedora. Lo cierto (y penoso), es que una inmensa porción del electorado vota sin tener ni remota idea de las consecuencias de sus actos. La última crisis del capitalismo obligó a al poder económico a desplegar una ofensiva (se ha dado en llamar la “revolución del los ricos”) para afinar sistema que se había descosido por alguna de sus estructuras básicas. En España, en concreto, se trataba de someter a la clase trabajadora a un duro “ajuste salarial” como corolario de todo un proceso de devaluación del concepto “trabajo”. Parece evidente que lo han conseguido. Hoy todo son alabanzas a un nuevo modelo en el que las contrataciones se hacen por horas, sin derecho alguno, y al precio de setecientos...

Leer Más

Yo no pregunto

La frontera” se ha convertido en un concepto político en sí mismo. Hasta el extremo de ocupar un lugar central en la vida pública de nuestra Ciudad. Casi la seña de identidad por excelencia de la Ceuta del siglo veintiuno. Lo peor que nos puede suceder es que Ceuta sea identificada nacional e internacionalmente como “un conflicto permanente”. Es el pasaporte definitivo hacia la extinción. La realidad que estamos viviendo perplejos, indignados, impotentes o frustrados (cada cual que elija el o los sentimientos que prefiera) es el resultado de una conjunción de vectores independientes que ha confluido diabólicamente ante la imprevisión, la ceguera y el desinterés (en proporciones variables y cambiantes) de las instituciones del Estado (PP – PSOE), que no han sabio (o querido) acompañar la evolución de los hechos de las medidas necesarias para preservar un “modelo de Ceuta” que por otro lado, nunca tuvieron suficientemente definido. La creciente e imparable ósmosis social entre los dos territorios limítrofes, la irreversible evolución del contexto económico de la región, y los cambios de coordenadas geopolíticas en los albores de este “tiempo nuevo”; han convertido este diminuto espacio en una olla a presión conocida coloquialmente (con acierto) como “un infierno”. El fenómeno de “la frontera” está provocando cuatro efectos devastadores para Ceuta cada uno de ellos por sí sólo. Imaginemos combinados e interrelacionados. Uno. Ceuta es, hoy, un paradigma universal...

Leer Más

Fatalidad

La maldición que persigue a la izquierda de Ceuta desde hace tres décadas parece no tener fin. Todos los intentos de exorcismo, regeneración o refundación terminan fracasando y condenándola a una marginalidad cainita perfectamente inútil. El último capítulo de esta funesta historia es la ruptura de Podemos con Caballas. Una nueva división que añadir a una lista interminable que está muy bien argumentada, analizando cada uno de los casos de manera independientes y según la visión de sus protagonistas, pero que resulta inexplicable vista en su conjunto y desde una perspectiva histórica. Siempre que reflexiono sobre esta cuestión, considero esencial anteponer una premisa: la paradoja que supone la existencia de una hegemonía política de la derecha en una realidad política sumamente compleja, asfixiada por gravísimos problemas sociales de gran calado, cuya única solución puede venir desde los postulados de la izquierda. El cargo de conciencia es aún mayor. La confluencia entre Podemos y Caballas (abortada en fase de gestación) era un movimiento muy esperanzador. Caballas es un proyecto político que representa la Ceuta del siglo veintiuno, marcada inevitablemente por la idea de la interculturalidad. Tiene concebido un proyecto de Ciudad completo, coherente y sostenible a largo plazo. Pero tiene la limitación de que su radio de acción es limitado. Muchos de los problemas de Ceuta tienen su solución (o su desbloqueo) en decisiones políticas que deben tomar las instituciones...

Leer Más

La banalización de la corrupción

La corrupción (en todos sus grados y modalidades) ha sido un fenómeno consustancial con la vida pública de nuestro país y, lógicamente, de nuestra Ciudad. Durante décadas (siglos, si lo analizamos desde una perspectiva histórica) la sociedad española ha sido tolerante, “comprensiva” y complaciente con la corrupción. Consecuentemente, convalidada reiteradamente en las urnas de manera inmensamente mayoritaria. Este es un hecho incontrovertible. Sólo así se puede explicar que un PP (inundado de corrupción hasta la nausea) haya ganado las elecciones generales; o que en Ceuta, aún sabiendo todo el mundo que el PP “enchufaba” en el Ayuntamiento a su antojo, obtuviera impresionantes mayorías absolutas una tras otra. La corrupción nunca fue sancionada socialmente, en todo caso, envidiada. Durante todo este tiempo… ¿Dónde estaba la justicia? Ciega (no en el sentido de imparcial, sino de ausente) Todos los políticos, sin excepción de militancia, gozaban de una incomprensible impunidad. En la España de “Eldorado” la corrupción era un mal menor, que afectaba a “todos por igual”, y con el que debíamos aprender a convivir porque es intrínseca al ser humano. El proceso de profunda crisis que estamos viviendo desde el año dos mil diez, ha servido, entre otras cosas, para sensibilizar a la población sobre la auténtica dimensión que tiene la corrupción como factor de desintegración del sistema democrático. No es un problema de actitudes individuales, sino una “forma de concebir...

Leer Más

Normalización

El desafío existencial al que se enfrenta Ceuta en este tiempo, es lograr “salir del exotismo”. Una serie de decisiones políticas (propias y ajenas) han terminado por recluirnos en un espacio de extravagancia desde el que se antoja imposible divisar el futuro. Podríamos poner infinidad de ejemplos que ayudan a explicar esta aseveración. Exportamos mil millones de euros al año (según las estimaciones más fiable); pero carecemos de una aduana comercial. Estamos rodeados de mar por todas partes, pero carecemos de aguas territoriales. No es necesario seguir. La lista de paradojas y contradicciones es tan extensa como incómoda y conocida. Todo esto se mantiene así porque no le importamos a nadie. Nos han convertido en una simpática reliquia que ya no merece la pena reparar. Estamos condenados a  esperar desde una ceguera inducida que alivie los efectos del duro tránsito hacia la nada. Los ceutíes no deberíamos aceptar silentes y humillados este ignominioso papel de cooperantes necesarios para la liquidación. Más bien al contrario, deberíamos militar activamente en el bando (rebelde) del compromiso con esta tierra y con el porvenir de su gente. Nuestra razón de ser como sujeto político, en la coyuntura actual, debe ser  impulsar un proceso de “normalización”  en todas las dimensiones que definen una comunidad política. Para ello es necesario, en primer lugar,  distinguir entre fenómenos exógenos y endógenos. Es obligado hacerlo porque la forma...

Leer Más

Buscador de artículos

Portal del Suscriptor

Acceso usuarios con cuenta



La frontera está que arde
Projecto Zero, una despedida por todo lo alto
Un incendio provoca el desalojo del Hotel Ulises
¿Qué opina sobre la concentración convocada por asociaciones musulmanas contra el terrorismo?
Bomberos interviene en un coche en llamas
Dos subsaharianos abandonados por una moto de agua en el Tarajal
Un vehículo aparcado en el Tarajal II retrasa su apertura
Cruz Roja Juventud premia el esfuerzo de sus voluntarios
Merienda de mayores por la Pascua del Sacrificio
40 niños parten hacia el campamento infantil en Miguel de Luque
Lesmes se viste de ‘urban’ con el ‘Summer Dance Camp’