• Su reposición se basa en la antigüedad del conjunto, con más de ocho años

La Ciudad destinará una partida de 165.923 euros a la instalación de nuevos juegos infantiles en el parque urbano Juan Carlos I, ubicado en los bajos de la Marina, una reposición necesaria en base a la antigüedad de estos elementos que datan de 2009.

En estos ocho años los juegos se han desmontado y vuelto a montar para instalar el recinto ferial durante la semana de las Fiestas Patronales. Esta actividad, unida al paso de los años, ha llevado a un serio deterioro de estos elementos infantiles.

La opinión de los técnicos respecto a que los juegos han alcanzado el final de su vida útil ha llevado a impulsar la reposición, tanto de los juegos como de la solería de seguridad.

El espacio se distribuirá en dos áreas, destinando 506 metros cuadrados a la zona de los más pequeños y 1.071 a la de los mayores. Ambas estarán decoradas con motivos relacionados con la naturaleza, tales como animales, vegetación o mar, entre otros.

Entre ambas zonas se colocará una valla de colores con un espacio intermedio libre, de forma que queden comunicadas. Uno de los laterales de la parte dedicada a los mayores también se protegerá con vallas, mientras que todo el espacio llevará una solería de caucho para proteger a los pequeños usuarios de las caídas.

El proyecto pretende crear un espacio infantil muy atractivo visualmente, con colores llamativos y formas redondeadas. La propuesta recoge elementos para potenciar el ejercicio físico y la coordinación, así como otros dirigidos a desarrollar la imaginación mediante los ambientes visuales y sonoros, donde no faltarán canciones y cuentos. Así los pequeños podrán interactuar poniendo en marcha los elementos del recinto.

También habrá juegos individuales y colectivos para llevar a cabo la socialización de los niños. Teniendo en cuenta este aspecto se crean espacios de estancia que sirvan como puntos de reunión y en los que se desarrollarán capacidades cognitivas y estrategas.

Parte de los juegos y complejos son accesibles e inclusivos, con rampas de poca pendiente, barandillas dobles, topes laterales, asientos amplios que permitan estar tumbados y estancias suficientemente grandes para que accedan sillas de ruedas. También se incluyen juegos con lectura Braille, de Signos y Táctiles.

Los juegos irán atornillados al suelo para que puedan desmontarse cada año e instalar los elementos que componen el Recinto Ferial.

Entre los juegos que se van a instalar se encuentran balancines, un tobogán, columpios, conjuntos de plataforma o tubos pasadizos que ofrecerán horas de diversión a los pequeños usuarios.