La asistencia humanitaria ante una vida en riesgo es la primera obligación de los estados. Ha sido una de las premisas del manifiesto que se ha leído en el Círculo de silencio que el segundo miércoles de cada mes se reúne en la Plaza de la Constitución. “Entre Libia e Italia, donde por un presunto efecto llamada se impide el trabajo de ONG’s, quienes han salvado miles de vidas en el Mediterráneo Central. Europa, junto a las autoridades libias, está amenazando a los actores civiles para poder contener a los inmigrantes libios”.

Los participantes han tenido un recuerdo para las siete mujeres que el pasado día 1 fallecieron ahogadas después de que se les impidiera el paso a la patera en la que intentaban llegar a territorio español, según denunció la ONG ‘Caminando fronteras’. “Por la madrugada, una patera con más de 40 personas a bordo había sido bloqueada por parte de las autoridades españolas, con el fin de impedir su entrada en territorio español. Esta maniobra causó la muerte de siete mujeres de nacionalidad congoleña y guineana”

Durante 15 minutos, los asistentes han guardado un respetuoso silencio en solidaridad con los que ya no están entre nosotros y con los que luchan por una vida mejor en Europa.