La Ciudad aprobará una ordenanza que incluya la aplicación de una tasa extraordinaria destinada a los servicios que se atiendan en la frontera y establezca un límite al comercio que “no aporte beneficios” a la ciudad. Así lo anunciaba la consejera de Economía, Hacienda, Administración Pública y Empleo, Kissy Chandiramani, durante el debate relativo a la creación de una Mesa Local por el Comercio que el PSOE ha elevado al Pleno de la Asamblea.

Era uno de los argumentos que Kissy exponía ante la propuesta socialista y que solo contó con el visto bueno de la oposición y no así de los populares que se escudaron en las actuaciones que viene acometiendo su Gobierno en pro del comercio.