• El suceso estuvo vinculado al robo de un cargamento de hachís que terminó a puñaladas

Los informes de ADN han confirmado la autoría de los detenidos en Ceuta y Algeciras el pasado mes de febrero por la muerte de un hombre en diciembre de 2016 durante un intento de robo de varios kilos de hachís en Beleña (Salamanca).

Como resultado de la ‘operación Morok’, fueron detenidos tres hombres y una mujer como presuntos autores y colaboradores de este crimen, y se llevaron a cabo seis registros domiciliarios en el Príncipe. Ahora, las pruebas de ADN realizadas en el Seat Ibiza de las víctimas confirman la autoría, según consta en los informes remitidos al Juzgado, que ahora ha publicado Salamanca24horas.

Tal y como ya informó El Faro meses atrás, la Guardia Civil de Salamanca informó del operativo una vez levantado el secreto de sumario que ha llevado a las detenciones de los llamados N.A.H. y A.A.H., en Ceuta, J.M.H., que se encontraba ya en la cárcel de Algeciras detenido por otra causa y la única mujer, M.O.S., todos ellos con edades entre 18 y 40 años y a los que ahora se les acusa de homicidio y lesiones, encubrimiento y tráfico de estupefacientes entre otros delitos. Ellos son los que pretendían pasar un cargamento de droga y se toparon con una pareja que quería robarles la mercancía y que terminó siendo víctima de este entramado: uno falleciendo desangrado a puñaladas y otro ingresado en la UCI en estado grave. Los dos habían decidido llevar a cabo un ‘vuelco’, es decir, simular que eran guardias civiles portando placas falsas para registrar el coche y quedarse con la droga, pero la maniobra les salió tan mal que terminó con el fatal desenlace.

Las víctimas pararon el coche de los narcotraficantes, lo registraron y procedieron a su decomiso, pero algo en su actitud levantó sospechas entre los narcos quienes descubrieron la trampa, iniciándose una pelea que terminó con los falsos guardias acuchillados y la huida de los narcos con la mercancía hacia Ceuta. El conductor moriría desangrado terminando por empotrar su coche en la carretera, quedando gravemente herido el copiloto.

Expectación por un operativo en pleno centro

La expectación ciudadana en plena plaza Azcárate fue absoluta, ya que los registros que se iban a hacer en una vivienda de uno de los detenidos (que al final no se encontraba en el hogar) llevaron a un amplio despliegue de los GRS en el lugar, coincidiendo prácticamente el operativo con la entrada de los escolares en un colegio cercano. La Guardia Civil apoyó a los investigadores de Policía Judicial que se desplazaron desde Salamanca.