Las casas a menudo se perciben como sitios seguros, pero lamentablemente es donde tienen lugar el 80% de los accidentes, fundamentalmente en la sala de estar. Sólo en Europa, más de 3 millones de personas sufren accidentes domésticos cada año, de los cuales más de 7.000 son fatales.

Las heridas más comunes que ocurren en los hogares son un resultado de electrocución, quemaduras, envenenamiento, ahogamiento, desmayo, paro cardíaco y caída. Estos tipos de accidentes afectan a todas las edades, pero son la causa principal de la mortalidad infantil en países desarrollados. De manera alarmante, el ahogamiento está entre las 10 principales causas de muerte de niños y jóvenes en cada región del mundo.

Cruz Roja aprovechará el próximo 9 de septiembre para poner de manifiesto la importancia de los primeros auxilios.