• Durante un año se realizará un estudio para conocer su viabilidad

En su apuesta por el medio ambiente la Ciudad ha adquirido cinco vehículos eléctricos de la marca Citroen que se destinarán a diferentes servicios municipales.

El proyecto está impulsado por la Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad y desarrollado con el apoyo de Procesa, con cargo a los Fondos Feder. El objetivo es fomentar el uso del vehículo eléctrico en cuanto la Administración debe jugar un papel fundamental en el impulso de movilidad sostenible.

Ahora durante un año se llevará a cabo un estudio sobre el funcionamiento de estos coches y furgonetas de modo que en un futuro se pueda impulsar el Plan de movilidad sostenible. “Está claro que la movilidad es el futuro y no vamos a quedarnos atrás. Consideramos que Ceuta reúne las condiciones adecuadas para que el vehículo eléctrico sea una herramienta para la lucha contra el calentamiento global y los dos de los principales problemas que tenemos a nivel urbano: la contaminación atmosférica y la acústica”, explicó la técnico medioambiental de Procesa, Carmen González.

La recarga tiene lugar en unas siete horas y cuentan con una autonomía de 150 kilómetros, independencia más que suficiente para estos vehículos que suelen recorrer una media de 20 kilómetros al día.

La partida de estos vehículos asciende a 138.000 euros.