• El acusado admitió los hechos y deberá abonar además 225 euros como indemnización

La titular del Juzgado de lo Penal número 1 dictó en la mañana de ayer sentencia firme contra un hombre que en principio estaba acusado de un atentado pero que terminó siendo condenado por una desobediencia a la autoridad, en este caso la Guardia Civil. Deberá abonar 540 euros en concepto de multa a lo que se debe añadir otros 225 a modo de indemnización a un agente del Instituto Armado al que agarró del brazo. La sentencia se alcanzó por conformidad entre las partes.

Los hechos a los que hace referencia este caso se remontan al pasado mes de julio, cuando el acusado tuvo un enfrentamiento con un guardia civil en el paso fronterizo, después de que se le requiriera cuando iba a cruzar la frontera. Ese roce terminó con el acusado enganchándole del brazo al guardia civil y con su posterior detención.

Se le acusó de atentado provisionalmente, pero tras un acuerdo entre las partes se rebajó el delito a una desobediencia sin llegar a celebrarse la vista judicial.

Este incidente se enmarca en los distintos sucesos que se producen en el entorno fronterizo debido a la mayor presión que existe en esta línea con la afluencia de porteadores y las normas que aplica la Benemérita por orden de la Delegación del Gobierno para cribar los tránsitos de personas en dirección a Marruecos.