• En un plazo de dos meses estará concluida esta obra en la que prima la eficiencia energética de los edificios

El ARI de Santiago Apóstol ha alcanzado ya el 80% de su ejecución y los técnicos estiman que la reforma de los bloques de esta barriada esté concluida en un plazo de dos meses aproximadamente.

A falta de los dos últimos bloques, el proyecto que dio comienzo en agosto del pasado año estaría finalizado a mediados de noviembre.

La tan esperada obra por parte de los vecinos acomete la reforma de las fachadas y cubiertas de unos bloques que ya requerían de una intervención inmediata debido a la antigüedad de los edificios.

Una de las premisas de esta actuación, que ha sido condición indispensable en el proyecto de la obra, es la adaptación de la totalidad de los edificios de modo que cumplan con la cualificación energética exigida por ley en cualquier edificación actual.

La exigencia de un grado energético mínimo supone la inclusión, tanto en la fachada como en la cubierta, de un aislante térmico para reducir la radiación solar. Además se colocarán toldos y láminas de reflexión solar en aquellas viviendas con orientación sur, las que reciben más calor durante todo el día.

A la antigüedad de estos bloques, cuya construcción data de entre los años 40 y 50, se suma su exposición a los vientos de levante que no han ayudado a preservar en mejores condiciones los edificios. Además, los precarios materiales empleados hace casi ocho décadas (en su mayoría áridos de playa) también son otro hándicap en el estado actual de las viviendas.

Santiago Apóstol no es la única barriada incluida en un ARI. Los Rosales también se incluye en este proyecto del que se beneficiarán unos 5.000 vecinos de las dos zonas y que se ha presupuestado en 5,5 millones de euros. En esta segunda barriada se está llevando a cabo la consolidación estructural de los bloques, tanto exterior como interior, deteriorados por el paso del tiempo y la acción del clima; la reparación y conservación de la envolvente exterior de los bloques, tanto fachada como cubierta, mejorando la eficiencia energética de los edificios; saneado de los revestimientos interiores de los portales y cajas de escaleras, sustitución de buzones y puerta de portales o colocación de lámparas LED.

  • Los vecinos reciben luminarias de bajo consumo

Uno de los aspectos más relevantes en este proyecto es la mejora de la eficiencia energética de las viviendas, cuestión que ha llevado a la Ciudad a hacer entrega a cada uno de los vecinos de Santiago Apóstol de un kit de luminarias de bajo consumo que irán sustituyendo a las bombillas incandescentes. Una medida que los vecinos han acogido satisfactoriamente, al igual que las obras que se están desarrollando en su barriada. “Todo está quedando precioso, la verdad es que hacía mucha falta que se hiciera una reforma así porque hacía más de 50 años que no había un proyecto de estas características”, apuntó la vicepresidenta de la asociación de vecinos de Santiago Apóstol, África Salas. “Las obras van a muy buen ritmo, lo cierto es que estamos muy satisfechos”, añadió.