• El espectáculo ‘La Jaula de Grillos’ agotó las localidades en un Revellín que disfrutó de una obra diferente, deslumbrante y cargada de sorpresas a la vez que reflexiva

“Bienvenidos al cabaret, a la jaula”, así es como César, protagonistas de la divertida historia que iba a sucederse, daba la bienvenida a un público que agotó las localidades del Auditorio del Revellín con ganas de disfrutar de una obra que hizo de ellos los otros protagonistas.

‘La Jaula de Grillos’ llegó a Ceuta como parte del programa de actos por el Día de la Autonomía. Una apuesta de la Consejería de Cultura para disfrutar de un par de horas de diversión y que, sin lugar a dudas, lo cumplió con creces, porque desde el primer momento el Revellín rompió a carcajadas gracias a la fantástica interpretación de José Saiz que ejerció como maestro de ceremonias. Fue un espectáculo fantástico en el que la creatividad, el ingenio y la entrega de cada uno de los actores fue maravillosa, conmocionando al público con aplausos de admiración.

Después de haber recorrido diferentes rincones de España se presentó una pieza formidable y bien pulida en la que los detalles hicieron la diferencia y donde el principal objetivo fue la diversión. Y a ritmo de ‘Mi gran noche’ irrumpía ‘La Jaula de Grillos’ en el Revellín que, con manos en alto y a modo de coristas, involucraba al público desde el primer instante.

Pero lo que le inyectó toda esa esencia fue su puesta en escena. Un deslumbrante colorido llenaba cada rincón entre música, coreografías, vestuarios, tocados, pelucas, lentejuelas y plumas que se agrupaban dentro de una atmósfera de drag queen y cambios agrupados en distintos estilos. Todo ello aderezado con canciones en directo y movimientos que acapararon todas las miradas. Cabe destacar que no fue sólo una obra para reír, sino también para reflexionar sobre los prejuicios de la sociedad, donde muchas veces se juzga a las personas sin conocerlas, en la que debemos aceptar a los demás tal cual son y no tratar de cambiarlos, porque cada uno tiene su propio valor.